En vísperas de asumir nuevo Congreso

Anoche, el partido de gobierno presentó recursos para impugnar la elección de ocho legisladores, poniendo en jaque el control opositor del Parlamento.

La coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) venezolana calificó como un «golpe judicial» la impugnación que presentó el oficialismo en el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) contra ocho de sus diputados elegidos el pasado 6 de diciembre.

El secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, denunció que las impugnaciones presentadas por el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en la Sala Electoral del TSJ son «descabelladas» y que intentan desconocer la voluntad expresada por el pueblo en los comicios legislativos que la oposición ganó de manera resonante.

«Nosotros somos mayoría, porque es el dictamen del pueblo venezolano. Si el gobierno hacía trampa con dos millones de votos de ventaja, la hará con dos millones por debajo. La hegemonía del oficialismo se acabó. Hay una nueva mayoría», sentenció en una rueda de prensa.

Torrealba advirtió que el gobierno del presidente Nicolás Maduro será el «primer afectado» por este «golpe judicial» que intenta desconocer la voluntad popular.

«Nosotros queremos denunciar que esta es la continuación del golpe judicial denunciado el pasado 22 de diciembre y les informamos que el gobierno es el primer afectado por esta situación, lo que ocurre hoyconfirma nuestra denuncia», recalcó.

El 22 de diciembre la MUD alertó que el PSUV se preparaba para impugnar a varios diputados elegidos en el TSJ, en un intento por romper la mayoría opositora en la Asamblea Nacional que se instalará el 5 de enero.

El portavoz aseveró que la situación es «monitoreada atentamente por la comunidad internacional y por todos los venezolanos con o sin uniforme que están decididos a trabajar por la paz de la república, que está estrechamente atada al respeto de la voluntad del pueblo».

Las impugnaciones son contra diputados electos de las regiones de Amazonas, Yaracuy, Aragua y contra uno de tres representantes indígenas.

Los recursos legales incluyen a la joven diputada electa de Aragua Karin Salanova, quien fue la última proclamada por la oposición y que por ello se llevó el título de «diputada 112».

La MUD denunció que el oficialismo apeló a la jugada legal en un esfuerzo por romper la mayoría de dos tercios que obtuvo el 6 de diciembre, cuando ganó 112 de los 167 escaños de la Asamblea Nacional.

La impugnación se hizo pública cuando falta una semana para la instalación de la nueva Asamblea Nacional (Congreso), bajo control de la oposición, para el período legislativo de cinco años.

Torrealba dijo que representantes legales del PSUV presentaron seis medidas cautelares de suspensión de los efectos contra las elecciones de los ocho diputados y señaló que la Sala Electoral reanudó sus actividades para recibir los recursos del PSUV «contra la voluntad del pueblo expresada el 6 de diciembre».

Por otro lado, Torrealba anunció que los diputados de la bancada opositora se reunirán el 3 de enero para realizar una votación en la que elegirán al presidente de la nueva Asamblea, con el veterano político socialdemócrata Henry Ramos llevando la ventaja sobre Julio Borges, del partido de centro derecha Primero Justicia.

Fuente: agencias – Clarin