Sólo en la primera hora y media del operativo de control en Retiro, de donde parten hoy unos 3.000 ómnibus de larga distancia, tres choferes de la misma empresa fueron desafectados por falta de descanso y por no pasar el examen de alcoholemia, que para estos trabajadores debe ser cero.

El operativo conjunto del Ministerio de Trabajo, de la Agencia Nacional de Seguridad Vial y de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) comenzó a las 8 y a las 9.30 ya se habían demorado dos servicios, y desafectado tres choferes.

«El chofer al que se le detectó 0.10 de alcoholemia en realidad no estaba designado para viajar ese día. Fue convocado por la empresa para reemplazar a uno de los dos trabajadores observados esta mañana durante el operativo, por falta de descanso», dijo una vocera de la CNRT.

Según informó la misma fuente, «el hombre dijo que había estado anoche en el cumpleaños de 15 de una sobrina y que había bebido ya que hoy no estaba afectado a cubrir el servicio».

El subsecretario de Fiscalización del Trabajo, Guillermo Navone, quien encabezó el operativo acompañado por personal de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) y de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) precisó que los choferes pertenecen a la empresa General Belgrano y que fueron desafectados por no tener las 12 horas de descanso reglamentarias, antes de emprender un viaje de larga distancia.

Navone dijo que la ley establece que las horas en que el chofer deja de manejar para dar lugar a su compañero de micro son horas de servicio y no deben ser contabilizadas como parte del descanso.

«Ahora hay más control y más conciencia y aunque no podemos hablar de `0 infracción`, año a año ha disminuido significativamente el índice de irregularidades en las unidades fiscalizadas», precisó Navone.

El funcionario aseguró que «desde el 24 de diciembre se detectó un índice del 33% de infracciones, la mayor parte de ellos por ocultamiento de datos, lo que se superó en parte con la Libreta de Trabajo, donde se registra la información de las horas de servicio de los choferes».

En ese sentido, se aclaró que los choferes deben como máximo trabajar 12 horas y si el trayecto es mayor, «la empresa debe establecer una posta para relevar al chofer», dijo Oscar Matta, secretario gremial de la Unión de Tranaviarios Automotor.

El sindicalista dijo además que la UTA garantiza el funcionamiento de los servicios y desmintió que su gremio haya amenazado con realizar un corte, tal como trascendió en algunos medios periodísticos.

Una agente de la CNRT afectada al operativo, María Teresa Escardone, dijo a Télam que además «se estaban registrando la existencia de los limitadores de velocidad, de los martillos para la rotura de vidrios en casos de emergencia, de cinturones de seguridad».

Osvaldo Anselmino, de la ANSV, señaló que el control de esa agencia consiste en el monitoreo georreferencial de las unidades a través de los GPS.

«Los dispositivos muestran, en tiempo real, velocidad y los lugares geográficos por donde está circulando la unidad. Ante un exceso de velocidad, el sistema da una alarma y esta agencia llama a la CNRT para que advierta a la empresa la anomolía y la corrija», dijo Anselmino.

Fuente: Telám

Por Leo

Deja una respuesta