La Alta Comisionada de la ONU recomendó al gobierno la adopción de políticas y medidas que no se limiten al aumento del pie de fuerza, sino a luchar contra la corrupción de los uniformados.
Bogotá.- Las Naciones Unidas advirtieron hoy que el aumento de la violencia en Colombia ha sido generado en buena medida por las acciones de las nuevas bandas «narcoparamilitares», que han cometido masacres en el norte del país.

El representante en Colombia del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Christian Salazar, afirmó durante la presentación del informe anual que el año pasado aumentaron en 40 por ciento las masacres en el país, cometidas en su mayoría por esos grupos, reseñó DPA.

«En el departamento de Córdoba (norte) se realizaron 10 masacres en ocho meses (…) Es alarmante que la Defensoría del Pueblo advierta a tiempo sobre riesgos de masacres y otras violaciones a los derechos humanos, sin que las autoridades tomen las previsiones correspondientes», dijo Salazar.

El representante de la ONU hizo el anuncio en la capital colombiana, donde se presentaron recomendaciones al gobierno para bajar los actos violentos de esos grupos y las guerrillas.

Según Salazar, las «bandas emergentes», como llaman en Colombia a las organizaciones paramilitares dedicadas al narcotráfico, de reciente aparición, trabajan como delincuencia organizada y utilizan «parafernalia» y «modus operandi» de los grupos paramilitares.

Las víctimas de esos grupos son los líderes sociales, de derechos humanos y funcionarios públicos. Esos grupos cuentan en ocasiones con la «aquiescencia, tolerancia e incluso convivencia, ya sea por corrupción o amenazas, de algunos miembros de la fuerza pública, incluida la Policía», anotó el representante de la ONU.

«Destacamos algunos éxitos policiales contra los líderes de estos grupos y los recientes esfuerzos del Estado para combatir estos grupos», añadió.

La Alta Comisionada de la ONU recomendó al gobierno la adopción de políticas y medidas que no se limiten al aumento del pie de fuerza, sino a luchar contra la corrupción de los uniformados. Además, protección a la población civil, afectadas por las intimidaciones.

De otro lado, Salazar reveló que del actual Congreso no ha desaparecido la «parapolítica», nexos de políticos con grupos paramilitares, pues el año pasado fueron condenados diez legisladores y otro fue exonerado por la Corte Suprema de Justicia.

«(La ONU) ha recibido informaciones de posibles casos de ‘testaferrato político’ entre congresistas elegidos por primera vez y personas vinculadas a procesos de ‘parapolítica'».

Entretanto, la oficina en Colombia pidió a los grupos alzados en armas respetar el Derecho Internacional Humanitario.
«Se reitera una vez más el llamado a todos los actores armados aceptar y acatar plenamente el derecho internacional humanitario, y se mantiene firme en exigir a los grupos armados ilegales que de manera inmediata liberan sin condiciones a todas la personas secuestradas, cesen el reclutamiento y la utilización de niños (para sus filas)», comentó.

Por Marta

Deja una respuesta