El jueves se cumplirá un mes del siniestro de Once, cuando un tren del ramal Sarmiento chocó contra el paragolpes de la estación provocando 51 muertes y más de 700 heridos.

A pesar del paso de los días, aún no hay resultados de las pericias realizadas a la formación, y se estima que los informes recién estarán listos para fines de marzo.

Los ingenieros trabajan en la elaboración del primer documento pericial en el que tratarán de explicar qué sucedió aquel día, qué maniobras realizó el maquinista Marcos Antonio Córdoba para detener la formación y si los mecanismos para frenar estaban en condiciones óptimas.

Si se determina que la formación no estaba en estado de circular, la Justicia deberá evaluar cuáles son las responsabilidades políticas por la falta de controles. Los funcionarios que aparecen en la primera línea de investigación son el exsecretario de Transporte Juan Pablo Schiavi, el subsecretario de Transporte ferroviario, Antonio Luna, y el interventor de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), Antonio Sícaro, quienes tienen prohibido salir de la Argentina. Además, están en la mira de la Justicia los ejecutivos del grupo Cirigliano, sector empresario afín al kirchnerismo que controla TBA.

Por otro lado, en los últimos días, el fiscal Federico Delgado elevó una queja ante la Cámara Federal para acusar al juez federal Claudio Bonadío de instruir la causa a su “antojo”, con “retardo” e “incumplimiento”.

En su presentación, el funcionario del Ministerio Público reiteró sus discrepancias con el trámite de instrucción a cargo del magistrado al denunciar que sigue sin “correrle vista” del expediente por la tragedia.

Delgado aclaró ante la Cámara que su presentación no es por “capricho”, sino porque “las particulares características de los hechos que conforman la causa exigen que esta parte pueda compulsar el expediente de manera constante y actualizada, como parte del proceso penal, situación que nunca, en la práctica, ocurrió”.

Diariohoy.net

Deja una respuesta