El presidente de EE.UU. reconoció que la gente no está conforme con la marcha de la economía y que el resultado electoral demuestra que «está frustrada». Ayer, los republicanos fueron más en las legislativas.
Tras el duro revés legislativo de ayer, el presidente de EE.UU., Barack Obama, salió a hacer un mea culpa público. Habló por cadena nacional y admitió que la derrota que sufrieron los demócratas está vinculada a las políticas económicas que ha tomado durante su gobierno.

Obama dijo que el resultado de las legislativas demuestra que «la gente está profundamente frustrada» con el ritmo de la economía y aseguró: «Como presidente, acepto la responsabilidad».

Obama habló así en una conferencia de prensa después de que las elecciones legislativas de ayer dieran una amplia victoria al Partido Republicano, hasta ahora en la oposición, lo que le permitió hacerse con el control de la Cámara de Representantes (diputados) y sumar seis bancas en el Senado.

Durante su discurso y luego ante las preguntas de los periodistas, Obama repitió una y otra vez que demócratas y republicanos deben dialogar sobre el futuro del país.

«Espero poder sentarme con miembros de otros partidos para ver como podemos trabajar de aquí en adelante», dijo a sabiendas de que «no va a ser fácil» pero con la esperanza de que «tanto demócratas como republicanos tenemos ciertas creencias y principios que no pueden perderse».

«No hay un solo partido que tenga el monopolio de las buenas ideas», señaló y pidió un debate honesto. «Republicanos y demócratas tenemos que conversar sobre el futuro de la nación. Hay mucho en juego. Lo que los estadounidenses no quieren son dos años de rencillas políticas», advirtió. «Para seguir siendo líderes debemos ser fuertes y mantenernos unidos», destacó.

Además, sostuvo que solucionar los problemas de Estados Unidos «no es una competencia entre demócratas y republicanos». «Debemos enfocarnos en el desempleo, en reducir el déficit y promover la energía limpia», pidió el mandatario.

Según Obama, las posibles áreas de colaboración con la oposición en el Congreso son la energía y el cambio climático, la ciencia y la educación.

El mandatario reconoció que «muchos estadounidenses» no pudieron todavía disfrutar de los «progresos» de su gobierno. «En los últimos meses viajé por todo el país» contó y reconoció que «la gente está profundamente frustrada con el ritmo de nuestra recuperación económica».

«No hay duda de que la preocupación mas importante de la gente es la economía y expresaron su frustración (en las urnas) porque no hemos realizado suficientes progresos. Hemos estabilizado la economía pero no ven ese progreso», explicó.

«Debo hacerme responsable en forma directa de que no hemos visto el progreso que queríamos. Yo soy el responsable», asumió.

Como presidente, indicó, «mi principal tarea es conseguir una economía fuerte y por ello tengo que aceptar la responsabilidad de que no hemos logrado los progresos necesarios» para terminar de sacar al país de la recesión. «Tengo que hacer un mejor trabajo, al igual que todos aquí en Washington», agregó.

A pesar de reconocer que aún falta mucho por hacer -según piensa la mayoría de los estadounidenses- Obama defendió fuertemente las políticas que se han llevado hasta ahora.

El presidente de EE.UU. llamó anoche por teléfono a los líderes republicanos en el Congreso, John Boehner y Mitch McConnell, a los que les expresó su disposición a colaborar para «encontrar terreno común, hacer avanzar este país y conseguir cosas en favor del pueblo estadounidense».

En su discurso de victoria ayer, Boehner dijo que «el pueblo estadounidense le ha enviado (a Obama) un mensaje inequívoco esta noche, y el mensaje es: cambie de rumbo».

Sobre la derrota Obama se mostró esperanzado en que en 2010 «tendremos otra oportunidad». Para el mandatario, el mensaje de las urnas ha sido claro: «Debo mejorar mi trabajo».

Fuente: clarín

Por Marta

Deja una respuesta