La actual embajadora de Estados Unidos ante la ONU reemplazó a Tom Donilon. Rice fue cuestionada por los republicanos por relativizar el ataque a la embajada de su país en Libia.

Tom Donilon, el asesor de seguridad del presidente norteamericano, Barack Obama, renunció a su cargo y será reemplazado por la actual embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Susan Rice, informó la Casa Blanca.

Obama nominó a su vez a Samantha Power, exasesora especial del Presidente y directora para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Casa Blanca, para suceder a Rice como la nueva representante norteamericana en Naciones Unidas.

Rice, de 48 años, había sido una de las principales candidatas de la Casa Blanca para convertirse en la nueva secretaria de Estado del segundo mandato de la administración demócrata de Obama.

Sin embargo, tuvo que retroceder en esta aspiración por la fuerte oposición republicana tras generar polémica por su versión sobre los motivos de un ataque al consulado estadounidense en Bengazi, en Libia, en 2012, en el que fueron asesinados el embajador norteamericano en el país africano y otros tres estadounidenses.

Rice dijo que el ataque había sido una acción espontánea resultante de una ola de indignación que había generado un film satírico sobre el islam producido en Estados Unidos, pero luego se supo que había sido un ataque extremista organizado de antemano.

En esta oportunidad, la actual embajadora norteamericana, de gran llegada a Obama, no deberá pasar por la aprobación del Congreso, dado que su nueva posición no requiere del visto bueno del capitolio.

No obstante, su nominación es vista por algunos sectores como una demostración de fuerza del presidente hacia los conservadores del Congreso que criticaron el accionar de Rice.

«Estoy absolutamente entusiasmado por el hecho de que ella estará a mi lado liderando mi equipo de seguridad nacional en mi segundo mandato», afirmó Obama este mediodía al realizar el anuncio desde los jardines de la Casa Blanca.

“Susan entiende que no hay sustitutos para el liderazgo de Estados Unidos. Ella es apasionada y a la vez pragmática. Creo que todos entienden que Susan es una feroz defensora de la Justicia y la dignidad humana, pero también es conciente de que tenemos que ejercitar nuestro poder sabia y deliberadamente”, agregó.

Al presentar a Power, el presidente sostuvo que la exprofesora de la Universidad de Harvard “fue una defensora implacable de los intereses y valores estadounidenses, construyendo asociaciones en nombre de la democracia y los derechos humanos, luchando contra el flajelo del antisemitismo y la lucha contra la trata de personas”.

Para convertirse en la próxima representante ante Naciones Unidas, Power deberá atravesar la votación y confirmación del Senado, por lo que Obama hizo un “fuerte llamado” a la Cámara alta para que la confirme “sin demoras” y así “asegurar que tenemos el liderazgo basado en principios que necesitamos» en la ONU, señaló.

Por su parte, Donilon, quien dejará su puesto a comienzos de julio tras presentar su renuncia, fue receptor de grandes elogios por parte del mandatario norteamericano.

Obama lo definió como “uno de los principales líderes de la política exterior de nuestro país, alguien con un sentido profundo de la historia y un agudo conocimiento del lugar de nuestra nación en el mundo”.