El presidente de los EEUU se reunirá con el ex candidato republicano, en medio de las negociaciones entre los dos partidos para evitar el «abismo fiscal». Tras su derrota, el ex gobernador de Massachusetts había afirmado que el mandatario «compró» su victoria

Crédito foto: Reuters

Según informó ayer el portavoz de la Casa Blanca Jay Carney, «el gobernador Romney tendrá un almuerzo privado en la Casa Blanca con el presidente Obama, en el comedor privado», agregando más tarde que «será la primera oportunidad que tienen de encontrarse desde la elección».

Las conversaciones de Obama con Romney se desarrollarán en medio de una serie de eventos esta semana que involucran al propio presidente negociando con sus ex rivales políticos, en una medida que implicaría el alza de impuestos para los norteamericanos más ricos y la extensión de una serie de exenciones impositivas para la clase media, enfoque al que el republicano se opuso fuertemente durante la campaña.

Demócratas y republicanos siguen estancados respecto de la resolución en esta serie de drásticos incrementos de impuestos y recortes de gastos -catalogados bajo el término «abismo fiscal»-, que entrarán en vigencia al iniciarse el 2013 a menos que se llegue a un acuerdo.

Buscando cumplir con su compromiso poselectoral de salvar las distancias políticas, Obama dijo el 14 de noviembre en conferencia de prensa -su primera encuentro «oficial» para responder preguntas de la prensa en ocho meses»- que quería «sentarse y dialogar» con Romney para escuchar sus ideas y ver si podían trabajar juntos.

El presidente demócrata indicó que podía vislumbrar un futuro rol estatal para Romney, aunque no realizó una oferta puntual para el republicano.

Tras la victoria de Obama más contundente de lo prevista, Romney dijo en una conferencia telefónica con donantes que el mandatario había «comprado» la elección» usando iniciativas puntuales para recompensar a grupos específicos, incluidos los afroamericanos, latinos y jóvenes.

Esta nueva filtración de declaraciones de Romney a puertas cerradas, tras el devastador video en el que criticaba al 47% de personas que no pagan impuestos a la ganancia y votan a Obama porque se «victimizan» y creen que el Estado debe darles alimento y salud, fueron repudiadas incluso por miembros de su propio partido, que busca moderarse en asuntos sociales tras su fracaso electoral.

Fuente: Infobae