Ortega viaja a Mar de Ajó para sumarse a la pretemporada del Albo pero antes aclaró que el hincha de River no va a tomar mal el cambio de camiseta. Y se despidió: «Nunca les vendí humo, el amor me lo gané dentro de la cancha», tiró.

Aún con la euforia de la gente del Albo en la calle. Aún con las emociones y la adrenalina en su máxima expresión y en la intimidad de una sala presidencial, Ortega les mandó un mensaje a los hinchas de River. Con la camiseta del Albo en la mano, el Burrito dejó en claro que su amor por la gente del Millo no cambia ni cambiará jamás: “La gente de River sabe que nunca los traicioné, ahora algunos van a querer ensuciarme con un montón de cosas pero eso está más allá. Ellos saben que yo los amo, que nuestro amor va a ser eterno y los llevo en el corazón”, tiró el Burrito. La salida de uno de los máximos ídolos Millonarios no fue la mejor, con un entredicho con el entrenador, Ortega tuvo que alejarse del club que ama y recaló en el Albo donde estará al menos por un año y medio. Pero el Burrito sabe que en Núñez lo esperan y eso, según el propio Ortega, se lo ganó dentro de la cancha. “Yo me gané el cariño de la gente dentro de la cancha, no vendiendo humo ni haciendo discursos. Los hinchas me saben entender…”, fue la sentencia del ahora nuevo ídolo de Floresta.

Ortega se fue del barrio pasadas las diez de la noche de un miércoles que ya es histórico para el Albo. Con palabras de agradecimiento para el club y la gente, el Burrito ahora partirá rumbo a Mar de Ajó para sumarse a la pretemporada y si está en condiciones, hasta podría jugar unos minutos en el amistoso del Albo el próximo sábado ante Defensores de Belgrano. “Yo quiero jugar, me siento bien y necesito estar dentro de una cancha. All Boys fue el club que me abrió las puertas y el que me permitió volver a ser feliz. Les voy a estar eternamente agradecido y voy a dejar todo para devolverles tanto cariño”, dijo el Burrito ya metido en su nueva casa. El arribo al hotel Nuevo Verona de Mar de Ajó está previsto para la tarde de este jueves. Ahí el Burrito estará hasta el domingo y luego retornará con sus nuevos compañeros para hacer la parte más pesada de la pretemporada en Buenos Aires. El miércoles está previsto un amistoso del Albo en Floresta y es una fija que Ariel juegue al menos unos minutos. Los hinchas, comenzarán a ver al ídolo en acción.

Fuente: Olé

Por Leo

Deja una respuesta