«Las fiestas no las vivo como un deber, ni pienso mucho en los regalos», reveló la actriz en una entrevista con Revista Gente.

Mientras la mayoría de los comunes mortales recorren la ciudad en busca de un regalo para dejar abajo del árbol de Navidad, Natalia Oreiro sigue con su vida diaria como si nada ocurriera.

«Las fiestas no las vivo como un deber, ni pienso mucho en los regalos», dijo en una entrevista con Revista Gente, y agregó: «siempre regalo cosas simbólicas, como dibujos, cartitas o algo de recuerdo, pero nunca ropa o zapatos. Sobre todo porque quiero que mi hijo no la viva desde un lado comercial».

«Es lindo armar el arbolito, que de hecho compramos siempre en un vivero y le ponemos chirimbolos rusos. Después tratamos que no nos lleve la marea de la cultura impuesta», siguió.

Por último, Oreiro contó que no quiere que su hijo viva la Navidad desde un “lado comercial”.

Fuente: La Voz