Mario Corsalini (izq.), el turista mexicano que había contratado una excursión al Campo de Hielo Sur, en la cordillera santacruceña, murió por el intenso frío sufrido tras pasar tres noches a la intemperie. Había contratado al experimentado guía argentino Merlin Lipshitz (der.) y a su ayudante Damián Vilches, para hacer una travesía por los hielos.

Se trata de Mario Corsalini, quien había contratado al experimentado guía argentino Merlin Lipshitz y a su ayudante Damián Vilches, para hacer una travesía por los hielos.

Los argentinos están fuera de peligro, aunque muy débiles y con signos de hipotermia y evalúan su evacuación por tierra, ya que las condiciones climáticas imperantes no permiten la operación de un helicóptero en los hielos, informaron los rescatistas.

El Campo de Hielo Sur está ubicado a unos 20 kilómetros al oeste de El Calafate, en el sur de la cordillera santacruceña, y es un lugar muy atractivo para el turismo de aventura, especialmente requerido por extranjeros jóvenes.

Los excursionistas habían salido el viernes de El Calafate, y se proponían unir caminando el Paso Marconi con la Estancia Cristina, una travesía sobre la inmensa masa de hielo, conformada por glaciares y volcanes.

El martes sufrieron un fuerte temporal de hielo que les voló las carpas y el equipamiento, y quedaron a la intemperie con lo puesto, aunque Lipshitz alcanzó a pedir auxilio a El Chaltén y se dispusieron a esperar el rescate.

Con las prendas húmedas, construyeron una cueva en el hielo para guarecerse de vientos de hasta 120 kilómetros por hora y una sensación térmica que ronda los 15 grados bajo cero.

Ayer, alrededor de las 13, guiados por un sistema de posicionamiento satelital (GPS), una avanzada de cuatro rescatistas -entre los que había un paramédico- ubicó la cueva y prestó los primeros auxilios a los excursionistas, en estado crítico con signos de congelamiento.

Corsalini era el que presentaba el más grave estado de salud, aunque lograron reanimarlo con los primeros auxilios.

Ayer a la tarde un helicóptero de Gendarmería Nacional llegó a El Chaltén, desde donde intentó dirigirse a los hielos para rescatar a los excursionistas, pero el fuerte viento reinante soplaba la nieve y generaba una visibilidad nula.

Hoy se repitieron esas condiciones que impiden la operación del helicóptero, por lo que plantearon la posibilidad de rescatarlos a pie.

Marcela Antonuti, rescatista de la Comisión de Auxilio del Club Andino El Chaltén, informó a Télam que la opción de evacuarlos caminando es «muy complicada», porque «tienen para tres días de marcha y en el estado físico en que están sería muy agotador».

Esta mañana, en la cueva había 12 rescatistas con los andinistas argentinos, a los que les proporcionan calor e hidratación y los fortalecen para el rescate.

Otros 11 rescatistas se instalaron en el Paso del Viento, a un día de marcha de la cueva, para acondicionar el sitio y abastecerlo con comida, para un eventual rescate caminando.

Antonuti dijo que según los pronósticos meteorológicos, las condiciones seguirán igual y que esperan una leve mejoría para mañana, aunque hasta el martes, continuarán los fuertes vientos en toda la zona.

Fuente: Telám

Por Leo

Deja una respuesta