Combatientes kurdos iraquíes mataron en combate a 12 milicianos del grupo islamista Estado Islámico (EI) en el norte del país, mientras que dos atentados con vehículos bomba mataron a 16 personas en Bagdad y una ciudad norteña, informaron fuentes de seguridad.

En París, la oficina del presidente Francois Hollande informó que Francia lanzó hoy sus primeros bombardeos contra posiciones del EI en el noreste de Irak y destruyó un depósito logístico de los yihadistas, un día después de que el mandatario anunciara los inminente bombardeos.

Con esta acción, Francia se convirtió en el primer país en sumarse a la campaña de ataques aéreos contra el EI en Irak solicitada por Bagdad e iniciada el mes pasado por Estados Unidos para detener el avance de los islamistas, que controla extensas zonas en territorio iraquí y en la vecina Siria.

Como parte de una coalición internacional formada por Washington para enfrentar al EI, Alemania está enviando armas a los combatientes kurdos iraquíes que pelean contra los yihadistas, el Reino Unido ha anunciado que seguirá los pasos alemanes y Canadá y Australia han prometido enviar «asesores militares».

Hoy, al menos doce combatientes del EI murieron en enfrentamientos con las tropas kurdas, o «peshmergas», en la zona de Tel Asuad, al noreste de la ciudad iraquí de Mosul, informó la agencia de noticias EFE.

El portavoz de la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK), Gayaz al Suryi, dijo a la agencia que tres milicianos kurdos resultaron también heridos en estos choques, uno de ellos grave.

Los «peshmergas» mataron además a un suicida que conducía un coche bomba y que pretendía detonar cerca de un puesto de control de las fuerzas kurdas en la cercana zona de Al Jazer, a 22 kilómetros de Mosul.

Las combates continúan en la periferia oriental de Mosul de modo intermitente, así como los bombardeos, en los que ambos bandos emplean tanques y proyectiles de mortero.

La aviación estadounidense efectuó, por su parte, misiones de reconocimiento sobre una amplia zona del norte y oeste de la provincia de Nínive, cuya capital es Mosul.

Ayer, Estados Unidos dijo que bombardeó un campo de entrenamiento del EI al sureste de Mosul y destruyó una «gran unidad terrestre» del grupo. Un jefe de seguridad de Nínive dijo que en los ataques norteamericanos murieron al menos 62 yihadistas.

El EI tomó el control de Mosul el pasado 10 de junio y desde allí avanzaron por otras zonas del norte de Irak, hasta proclamar un califato islámico.

También hoy, ocho personas murieron al explotar un coche bomba en el barrio bagdadí de Karrada y otras ocho fallecieron al estallar una moto bomba en la norteña ciudad de Kirkuk, informó la policía.

En tanto, fuentes policiales dijeron que la cifra de muertos por un ataque cometido ayer con coche bomba y morteros contra un complejo carcelario en el norte de Bagdad donde están presos combatientes del EI subió a 28, con más de 60 heridos.

La policía había informado ayer de 15 muertos en ese atentado suicida.

Ninguna organización reivindicó los ataques, pero las acciones suicidas y los ataques contra zonas chiitas son la táctica habitual del sunnita EI.

www.telam.com.ar