El líder de la CGT opositora dijo estar «defraudado» por la suba del 20% en el mínimo no imponible. También calificó de «lamentable» el 15% de aumento a jubilados. En las centrales oficialistas tampoco quedaron conformes.

El secretario general de la CGT opositora, Hugo Moyano, afirmó que quedó «defraudado» por la suba del 20% del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias que anunció ayer Cristina Kirchner. Del mismo modo, consideró «lamentable» el 15% de aumento en las jubilaciones.

«Anunció con bombos y platillos una modificación de Ganancias que es completamente insuficiente. Quedé defraudado, pensé que con nuestros reclamos y los de los otros sectores sindicales habría otra respuesta por parte del Gobierno», dijo Moyano al diario Clarín.

Para el camionero, los aumentos salariales que consigan este año se los terminará llevando «por completo el mínimo no imponible». Además, criticó que la modificación sea a partir del 1° de marzo. «Así el Fisco se quedará con los pagos de aguinaldo que hubo en enero y las liquidaciones por vacaciones de enero y febrero», apuntó.

En el mismo sentido se expresó Gerónimo «Momo» Venegas. El secretario general de la UATRE dijo que «luego de dos años sin levantar el mínimo no imponible, se quedó corta la Presidenta». Para el sindicalista, el incremento «no se asemeja a la realidad del país, pero Cristina se cree que vive en el país de las maravillas».

Venegas se quejó además de las declaraciones de la mandataria, que dijo que los peones rurales debían ser los mejor remunerados. «Siempre le miente a la gente. Nosotros estuvimos más de un mes cortando rutas porque esta misma Presidente le quitó a los trabajadores el 10,7% de aumento el año pasado», declaró en referencia a la no homologación de una mejora del 35,7% que la UATRE había conseguido.

Por el lado del sindicalismo más cercano a la Casa Rosada, primó la cautela. El titular de la CTA oficialista, Hugo Yasky, dijo anoche que la suba es «un dato positivo», aunque la consideró sólo «un paliativo». El dirigente opinó que en 2014 debería discutirse «un nuevo proyecto» de ley relacionado con el mínimo no imponible que haga a este impuesto «más progresivo aún» de lo que hoy es, «ampliándose al sector judicial y a las transacciones financieras, por ejemplo».

«Sabemos que no alcanza. El 25 por ciento hubiese sido el número ideal, pero es un paso positivo, porque hubiese sido muy malo discutir paritarias sin saber el número de la actualización», agregó.

Pedro Wasiejko también integrante de la CTA oficialista manifestó que “el ajuste no es suficiente, pero es un buen avance. Antes de octubre sería un buen momento para que lo vuelvan a modificar”.

Desde la CGT de Antonio Caló, también hubo quejas. El dirigente petrolero y diputado nacional Alberto Roberti dijo que la suba “es muy leve, no es lo que esperábamos”. “Lo que los sindicatos no consiguieron en Ganancias lo buscarán en sus paritarias. Los pedidos de subas salariales ahora van a arrancar en el 30%”, comentó.

Fuente: La Política Online