La cancilller alemana y el mandatario francés acercaron posiciones en torno al control de unas seis mil entidades para revertir la crisis económica.

Pese a sus marcadas diferencias sobre los pasos a seguir para que la zona euro deje atrás la crisis económica, el presidente francés, Francois Hollande; y la canciller alemana, Angela Merkel, lograron unificar sus posturas poco antes de la clausura de la cumbre que celebraron en Bruselas los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE).

En la última jornada de una reunión del Consejo europeo, se espera que se traten medidas para recuperar el crecimiento y fortalecer las sanciones a Irán y Siria.

«Desde que me reuní con Merkel sentí una disposición precisa, como siempre. Es decir, dispuesta a respetar las etapas, no a quemarlas. Nos hemos puesto de acuerdo rápidamente porque nuestros amigos alemanes comprendieron que la unión bancaria es vital», subrayó Hollande.

El acuerdo deberá imponer un riguroso control a los seis mil bancos europeos antes de recapitalizar a las entidades más debilitadas.

Hollande pedía que fuera el primero de enero de 2013, pero Merkel quería más tiempo debido a que tiene por delante una apretada agenda electoral en su país y teme un efecto nocivo de esa decisión en su electorado.

La creación del mecanismo único de supervisión es requisito indispensable para que el mecanismo de rescate de la UE pueda proceder a la recapitalización bancaria directa, elemento clave para recuperar la credibilidad internacional del euro, golpeado por las crisis de Irlanda, Italia, Grecia, España o Portugal.

Esta fórmula sustituye al borrador de declaración final de la cumbre, en el cual se proponía que las propuestas legislativas de ese mecanismo quedasen listas para el próximo 31 de diciembre.

Como Alemania y otros socios del núcleo duro del euro argumentaron que no era realista la fecha del 1 de enero de 2013 para instalar el mecanismo de supervisión bancaria por parte del Banco Central Europeo (BCE), acordada en el Consejo Europeo de junio pasado, los mandatarios del bloque decidieron retrasarla.

Además, los 27 países que integran la UE instarán a todas las partes a detener la violencia en Siria, proteger a los grupos vulnerables y permitir la entrada de ayuda humanitaria, según el texto provisional de conclusiones.

Asimismo, la UE también autorizará la preparación de una misión militar para ayudar al Gobierno de Mali a arrebatar el control del norte del país a los islamistas.

Minuto Uno

Deja una respuesta