La canciller aseguró que refugiados que no cumplan con los requisitos para solicitar asilo serán devueltos a sus países.

BERLÍN (DPA).- La presión para que la canciller alemana, Angela Merkel , cambie su política respecto del ingreso de inmigrante al país creció en los últimos meses no sólo por los ataques contra refugiados que se registraron en diversas zonas sino también tras la especulación que a través de los barcos que vienen de África y Siria lleguen a Occidente terroristas radicalizados de Estados Islámico.

Por eso, tras semanas de idas y vueltas, hoy Merkel anunció en una reunión con los delegados de su partido, la Unión Cristianodemócrata (CDU), que el objetivo será reducir de forma significativa la llegada de solicitantes de asilo y refugiados a través de medidas efectivas.

«Una reducción notable es en interés de todos», aseguró durante el congreso federal de la CDU en Karlsruhe. Esto vale tanto como para el abastecimiento e integración en Alemania, como para Europa y también los refugiados, indicó. «Nadie, con independencia de por qué ha elegido ese camino, abandona fácilmente su país», recordó.

En su opinión, detrás del escepticismo de muchas personas se encuentra también la incertidumbre sobre cómo puede modificar la vida en Alemania el gran número de refugiados que llegan actualmente. «Pero aquí también hay oportunidades», señaló.

Angela Merkel, canciller alemana

Angela Merkel, canciller alemana.Foto:Reuters

«¿Qué cambiará en Alemania? ¿Queremos de verdad cambios? ¿Qué efectos tendrán las otras culturas en nosotros? ¿Seguirá siendo la Alemania que conocemos? Estas y otras preguntas se esconden detrás del escepticismo de la gente», reconoció Merkel.

«La globalización tiene cosas positivas, pero también negativas. Y los dos lados tienen influencia en nuestra vida en Alemania», aseguró para luego declarar que «se puede reaccionar de dos maneras: con el aislamiento o aprovechando las oportunidades. El aislamiento en el siglo XXI no es una opción sensata».

Durante su discurso de una hora, Merkel recordó también la importancia de dejar claro a los refugiados que no cumplan con los requisitos para solicitar el asilo que serán devueltos a sus países y la necesidad de fortalecer la lucha contra el tráfico de personas y las fronteras exteriores, en donde Turquía juega un «papel clave».

Fuente: La Nacion