Luego de 10 años de busqueda desesperada, comenzó el juicio en el cual se intentará buscar culpables por al desaparición de María Verón. Son trece los imputados en la causa. Susana Trimarco, madre de la desaparecida, se esperanzó al señalar que «espero que haya arrepentidos»

“Tengo la esperanza de que de este juicio salga el verdadero paradero de mi hija”. Susana Trimarco no se rinde y menos en esta instancia. Luego de 10 años, empezó en Tucumán el juicio por la desaparición de Marita Verón, víctima supuestamente de una red de trata de personas que funciona en el norte del país.

«Hoy amanecí con el corazón como un misil, con toda la fuerza de mi alma», describió la mujer afuera de los tribunales, donde la Sala II de la Cámara Penal procesará a los 13 imputados en la causa. “Para mí son todos culpables”, insistió, y advirtió que «todavía faltan muchos otros más» responsables por procesar.

Desde el 3 de abril de 2002, qué ocurrió con la joven es un enigma. Entre amenazas, intentos de asesinato y dolor -mucho dolor- Trimarco se transformó en la principal investigadora del caso de su hija. “Siempre fui yo la que pedí que avance la investigación, que abran nuevas pistas, si no nadie se movía”, detalló.

A lo largo del proceso, Susana estará acompañada de su nieta Micaela de 13 años, hija de Marita. La nena era una criatura cuando su mamá desapareció. Por eso, creció empapada de la lucha en la que se embarcó su abuela. “Mi idea no era que esté presente en el juicio, pero ella es muy inteligente y me dijo que no quería dejarla sola a su mamá”, explicó. Trimarco, por su parte, no puede estar presente en el inicio del juicio ya que declarará como testigo. “Ojalá Dios les  ablande el corazón, les abra la mente y haya arrepentidos”, concluyó la mujer.

Con la fundación que creó, «María de los Ángeles», Susana organizó el primer espacio nacional donde se busca a mujeres desaparecidas por la trata de personas y donde se aloja a las víctimas rescatadas para que reciban atención interdisciplinaria. En estos años, Trimarco liberó a más de un centenar de víctimas. Varias aseguran que vieron a Marita en cautiverio. Algunas dicen que en Tucumán, otras en La Rioja y hasta declararon que durmieron con ella en la misma habitación. Estas voces, unas 24 testigos, serán parte de este proceso judicial.

Los imputados son Humberto Juan Deroberti, Daniel Natalia Milhein, María Jesús Rivero, Víctor Angel Rivero, Andrés Alejandro González, Domingo Pascual Andrada, José Fernando Gómez, Lidia Irma Medina, María Azucena Márquez, Mariana Natalia Bustos, José Gonzalo Gómez, Carlos Alberto Luna y Cintia Paola Gaitán.

Agenciacna.com

Deja una respuesta