Cultura cannábica

Alrededor de 6 mil personas en Avenida de Mayo reclamaron delante del Cabildo.

Madres e hijos que encontraron en el uso medicinal de la planta de cannabis una esperanza de vida. Hombres y mujeres que pasaron días o meses en un calabozo de alguna comisaría por fumar un porro. Cultivadores que no quieren comprarles a los narcos. Alrededor de 6 mil personas marcharon ayer desde Plaza de Mayo hasta el Congreso para pedir por la despenalización y regulación de la marihuana para los usos recreativo, medicinal e industrial.

Se trata de la sexta convocatoria nacional consecutiva que agrupa a decenas de organizaciones cannábicas y a militantes «sueltos» en todo el país. Es que simultáneamente a la de Buenos Aires, también hubo marchas en Bariloche, Bahía Blanca, Mar del Plata, Rosario, Mendoza, Neuquén, Córdoba y más lugares.

El mensaje que irradió la Sexta Marcha Nacional de la Marihuana fue el de la necesidad de un cambio urgente en la actual ley de drogas para que se deje de perseguir y penalizar a los consumidores y cultivadores y que se permita el uso medicinal, como sucede en muchas partes del mundo. «Es ilógico que nos prohíban una planta que nos reduce enormemente el dolor, porque el dolor no espera», comentó a Clarín Fernanda Alvez, que sufre de esclerosis múltiple y desde que consume marihuana sus ataques se redujeron notablemente.

«Queremos que se pueda debatir este tema y avanzar en la tan ansiada modificación de la ley 23.737. No sabemos qué va a pasar en el próximo Gobierno pero seguiremos manifestándonos pacíficamente», comentó Julián Peré, de la Agrupación Agricultores Cannábicos de Argentina (AACA), que esta semana presentó en el Congreso un proyecto de legalización y regulación del consumo de cannabis.

Fuente: Clarin