Vendedores ambulantes de la calle Florida cortaron el cruce de esa arteria y la Avenida Corrientes. Además, instalaron una olla popular en el lugar para protestar contra el operativo dispuesto por el gobierno porteño, que les impide la venta en el lugar.

Poco después del mediodía, los manteros procedieron a interrumpir el tránsito en la intersección de la Avenida Corrientes y Florida.

De esta manera, los revendedores que ejercían su actividad en la peatonal volvieron a causar trastornos entre los automovilistas y la gente que circula por la zona por segundo día consecutivo.

La medida dispuesta por los manteros es en protesta por la decisión del gobierno de la Ciudad de  desplegar a efectivos de la Policía Metropolitana para que custodien el lugar y eviten la instalación de las denominadas «mantas».

Durante la jornada del lunes, los manifestantes mantuvieron el corte desde las 14 hasta las 20, mientras ofrecían sus artículos a la venta como una forma de desafiar la decisión del Ejecutivo porteño.

Ciudad1

Deja una respuesta