En el área de Admiralty, situada en el corazón financiero de la isla, más de un centenar de carpas se mantienen en pie, pese a la lluvia, a una medida cautelar que les impide permanecer en el lugar y a los choques con ciudadanos.

En el área de Mong Kok, distrito de clase obrera y de intensa actividad comercial, ayer se registraron enfrentamientos con ciudadanos opositores a las protestas que exigen el desbloqueo de las calles y ocho personas fueron arrestadas, informó la Policía en un comunicado.

Los choques de ayer fueron instigados por un grupo de taxistas que, portando copias de la medida cautelar, exigía la liberación de las calles para poder circular libremente.

Los ocho detenciones se produjeron a lo largo el día de ayer por posesión de armas, asalto e intento de provocar un incendio, informó la agencia de noticias EFE.

El distrito obrero ya había sido escenario de violencia durante el fin de semana, donde el viernes y el sábado más de 40 personas fueron detenidas y varias decenas resultaron heridas.

A punto de cumplirse un mes de conflicto, las posturas entre el movimiento estudiantil que lidera las protestas y el gobierno, parecen cada vez más alejadas.

Ayer se celebró la primera ronda de diálogo entre gobierno y estudiantes, televisada en directo, pero finalizó sin acuerdo.

El movimiento pro democrático reclama la celebración de elecciones realmente libres en 2017, en lugar de la reforma introducida por China, según la cual, los hongkoneses pueden votar entre tres candidatos preseleccionados por un comité elegido por Beijing.

Tras la ronda de diálogo, el secretario de la Federación de Estudiantes, Alex Chow, dijo ayer que aunque no tenían expectativas, el gobierno ofreció menos de lo que esperaban.

Agregó que no ve ninguna necesidad práctica de seguir con las conversaciones mientras las autoridades no presenten un calendario y hoja de ruta concreta sobre cómo se va a llevar a cabo la reforma electoral para Hong Kong.

www.telam.com.ar