Nuevamente el jefe de Gobierno decidió dejar sin efecto iniciativas aprobadas recientemente por la Legislatura. Una ley tenía como fin crear un Registro de Autoexclusión a las salas de juego para prevenir la ludopatía, además decidió vetar otro proyecto aprobado para convocar un congreso de ayuda pedagógica. Por último, también eliminó otra iniciativa que tenía como fin ayudar a la Asociación Sindrome de Down. Son más de 85 los vetos de Macri desde que está al mando de la Jefatura de Gobierno. Cómo fue año a año la metodología macrista

La manera de gobernar de Mauricio Macri para este periodo parece no haber cambiado, al menos en lo que refiere a relación con la Legislatura de Buenos Aires.

Es que el Jefe de Gobierno porteño volvió a vetar leyes sancionadas por sus propios legisladores.

La Ley N° 4085, impulsada por el legislador Daniel Amoroso y sancionada por unanimidad en la Legislatura 1 de diciembre de 2011, creaba un registro de autoexclusión para impedir el acceso de los ludópatas a las salas de juego y apuestas de la Ciudad. Según establecía la norma, la inscripción al registro sería voluntaria y estaría administrada por la autoridad de aplicación que registraría nombre y apellido, número de DNI, una fotografía actualizada, una fecha de alta y otra de baja de la prohibición y el motivo por el cual la persona decide inscribirse en el registro. Además, la ley establecía un sistema de autoexclusiones reforzadas que proponía que un tercero –un amigo o un familia– avalara la solicitud. El veto de Macri sorprendió al bloque del PRO que apoyó el proyecto, confiado en que el Instituto del Juego de la Ciudad lo había avalado. Por otra parte, el Instituto también difunde la práctica del registro de autoexclusión durante los congresos y eventos en los que se trata la adicción al juego.

Ante el decreto del Poder Ejecutivo, el Sindicato de Trabajadores de Juegos de Azar de la Argentina (ALEARA) rechazó en un comunicado el veto por considerarlo “arbitrarió, incoherente y sin fundamentos sólidos”. “Estamos asombrados por un veto que demuestra una enorme arbitrariedad y un gran desconocimiento del gobierno de la Ciudad. Esta ley es una herramienta que se usa con éxito en Chile, Canadá, Uruguay, Australia, Sudáfrica y varios estados de los Estados Unidos”, aseguró el secretario general de ALEARA, Mariano Zeiss. “¿El Jefe de Gobierno lo hace por incoherente o por interés? En los fundamentos del veto no aparece ningún argumento sólido. Nos queda pensar que persigue algún interés sobre el tema”, sostuvo Zeiss y adelantó que el sindicato insistirá en la Legislatura para que se vuelva a sancionar una norma con un espíritu similar.

Algunos dejaron deslizar la suspicacia de que este veto de Macri tiene que ver con los intereses de Daniel Angelici, uno de los empresarios de azar más fuerte de Argentina y actual presidente de Boca Juniors.

Pero no solo esta ley dejó sin efecto Mauricio Macri, también decidió vetar la iniciativa aprobada 4119, que convocaba a un congreso pedagógico en la ciudad de Buenos Aires. El proyecto, que devino ley, había sido presentado por el diputado de la Coalición Cívica Sergio Abrevaya y tenía el beneplácito del ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich.

Por último, también Macri decidió vetar un proyecto del fallecido legislador de su partido, Gerardo Ingaramo, que concedía una ayuda monetaria de 50 mil pesos a la Asociación Síndrome de Down.

Desde que asumió, año 2007, hasta finales del 2011 el expresidentes de Boca  vetó 83 leyes, de las cuales 15 pertenecen al ámbito de espacio público, ocho a derechos humanos, siete al área de trabajo, otras siete a  comunicación, 6 a defensa al consumidor, cinco a salud, tres a cultura, tres a educación, entre otras.

De las leyes vetadas, total o parcialmente, solo en ocho oportunidades los diputados del PRO votaron en contra, en una iniciativa aprobada se abstuvieron y en 73 oportunidades los legisladores del oficialismo le dieron el visto bueno para su aprobación.

En 2007,vetó cuatro leyes, once en 2008, otras 12 en 2009, 38 en 2010 y 18 en 2011. El total es de 83, con un promedio de 20 anulaciones por año, en 2012 continúa por el mismo camino.

Agenciacna.com

Deja una respuesta