El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, afirmó hoy que el país carece de una «política inmigratoria», lo que determina que no se sepa «quién llega» desde el exterior.

A principios de mes, mientras se desarrollaba la ocupación del Parque Indoamericano, en el sur de la Ciudad, Macri había dicho que había una «inmigración descontrolada», lo que le valió el reproche de un amplio espectro político, que lo acusó de «xenófobo».

«Mi opinión es la misma, porque el diagnóstico que hice en su momento no cambió nada. La Argentina no está pensando cómo garantizarle a los que viven en la Argentina y a los que querrían vivir en la Argentina cuál es el mejor lugar para radicarse. Hoy la Argentina no tiene una política habitacional, y en lo que hace a la inmigración, no sabe quién es el que llega», dijo Macri durante la presentación de un plan habitacional para la zona sur de la Capital Federal.

Toma. Macri afirmó que es «inaceptable convivir 18 días con delincuentes», en alusión al tiempo que llevó desocupar el predio del Club Albariño, tomado por personas que reclamaban subsidios y viviendas.

El predio fue desalojado ayer tras más de dos semanas de presencia de personas que lo abandonaron de manera pacífica, el mismo día en que nueve personas quedaron detenidas por orden del juez federal Daniel Rafecas, por presuntamente haber organizado la toma.

«Estoy feliz» por la desocupación dijo Macri este mediodía, durante la presentación de un plan habitacional para el sur de la Ciudad.

Sin embargo, en diálogo con la prensa, el jefe de Gobierno porteño lamentó el tiempo que llevó lograr la liberación del lugar: «Tiene que hacerse en un día, no en 18. Es inaceptable convivir 18 días al lado de delincuentes. Hay que mandar un mensaje, que hay que respetar la ley. Todos tenemos problemas, pero tenemos que solucionarlos respetando al otro», dijo.

«Es muy lindo hablar cuando se vive lejos de la zona, pero hay que vivir pared de por medio con delincuentes. Alterar tantos días la paz, la armonía a la gente es inaceptable», señaló Macri.

Por su parte, el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, destacó que los ocupantes del espacio se fueron sin recibir subsidios.

«Sería una señal muy mala y contradictoria a la gente, porque lo que se promueve con eso es premiar al que comete un delito», dijo.

Según aseguró al canal C5N, la ministra de Seguridad, Nilda Garré, había pedido «que se les diera un subsidio a los que ocupaban el Club».

El predio del Club Albariño está ubicado en el cruce de Avenida Argentina y la calle Santander, en Lugano, y fue ocupado en la noche del 12 de diciembre.

Su destino será, según dijo esta mañana Garré, el de cuartel de bomberos de la Policía Federal.

Fuente: lavoz.com

Por Marta

Deja una respuesta