El Jefe de Gobierno porteño insistió con que el gobierno nacional abra una mesa de trabajo. El líder del PRO renovó sus críticas al Ejecutivo nacional y en medio del conflicto por el traspaso del Subte rechazó la acusación de que la Ciudad no cumple con la ley.

«Son intolerantes, no quieren trabajar en equipo», criticó Macri, en referencia a la supuesta negativa del gobierno nacional de generar un espacio de diálogo con las autoridades porteñas.

«Cuando nos invitan a trabajar para la gente, como en el caso del Código Penal, vamos a colaborar.

El drama es que ellos deciden que en todo lo demás no podamos ni siquiera administrar la Ciudad.

No es la manera de colaborar. Una forma de ayudar es que se haga en temas amplios. ¿Cómo puede ser que la gente viaje igual o peor que después del accidente de Once?», se preguntó el Intendente capitalino.

En diálogo con los medios, Macri apuntó que «una vez que pasó la elección, el problema es que la gente viva mejor, no quién lo hace» y agregó «que la Presidenta genere una mesa de trabajo, y nosotros nos sumamos».

De todas formas, el líder del PRO aseguró que desde su Gobierno van a continuar con su trabajo «aunque sigamos con el viento en contra».

«Es increíble, porque nunca pasó algo igual en la historia. Es una tristeza. Este nivel de intolerancia no se ha visto nunca. Es la forma de ellos de ver la política», concluyó Macri.

Para finalizar, el Jefe de Gobierno de la Ciudad añadió que «no pretendo ni que ella se haga del Pro ni yo hacerme kirchnerista».

Ciudad1

Deja una respuesta