Esta mañana anunció que las elecciones porteñas serán en julio o agosto. Rechazó así la posibilidad de anticiparlas o unificarlas con las presidenciales. En el PRO creen que buscó ganar tiempo para ver cómo llega a mayo y ahí definir si va por la reelección o compite en la presidencial, si tiene garantizado el ingreso al ballotage. Con este calendario, los porteños tendrán que ir a votar seis veces en el año.
Mauricio Macri anunció que, al menos hasta hoy, las elecciones para elegir jefe de Gobierno y legisladores porteños serán entre julio y agosto y, si bien se definió como precandidato presidencial, dejó abierta la posibilidad de abandonar ese camino e intentar su reelección, lo que sus allegados especulan que haría si no tiene chance alguna de alcanzar la segunda vuelta en la pelea grande.

En noviembre, Macri estudió ir por todo: adelantar las elecciones porteñas a marzo para retener la CIudad y luego probar suerte en la presidencial. Tras la reunión de gabinete que lideró este mediodía en Villa Soldati, aclaró que esa opción quedó en el olvido.

«Hoy estamos enfocados para julio o agosto», respondió al ser consultado sobre la fecha de las elecciones porteñas. Y se definió como “jefe de Gobierno y precandidato a Presidente; nada más que eso».

Por ley, la Ciudad elige sus autoridades en fecha distinta a la elección presidencial. Pero si Macri quisiera unificarlas, contaría con el apoyo del kirchnerismo, la Coalición Cívica, la UCR y hasta Proyecto Sur para modificar la norma electoral y eliminar esa prohibición. Es que a todas esas fuerzas les conviene atar la boleta porteña a la presidencial ya que sus máximos lídres miden mucho más que los candidatos porteños (Cristina, Lilita, Alfonsín o Cobos y Pino Solanas).

Si realmente estuviera decidido a pelear la presidencial, lo lógico sería que Macri impulsará la unificación de los comicios, como insinuó meses atrás, antes de ensayar la doble candidatura. Es que si el PRO optara por una candidatura porteña de Horacio Rodíguez Larreta, como candidato a presidente Macri le sumaría votos. Y si la postulante local fuera Gabriela Michetti, acaso ella podría aportarle votos al tramo nacional.

De manera, que el anuncio de hoy indica que aún no definió si va a pelear por el sillón de Rivadavia. Pero del otro lado, las cosas tampoco están claras.

Otra muestra de que hoy sólo intentó ganar tiempo y de que no tiene decisión tomada: en caso de que su objetivo sea la reelección en la Ciudad, lo lógico sería haber anunciado su unificación con los comicios para elegir por primera vez representantes de las comunas, pautados para el 5 de junio. Sólo la necesidad de ganar tiempo explica que someta a los porteños a dos elecciones distritales con un mes de diferencia.

El propio Macri pareció insinuar que sigue abierta la posibilidad de intentar un nuevo peíodo en la Ciudad. Esta mañana aclaró que su objetivo principal es conservar el gobierno porteño. «El PRO tiene como prioridad seguir gestionando la ciudad», afirmó. Y sostuvo que su espacio político «ganó y ganará la ciudad porque tiene el apoyo de la mayoría de la gente».

Por las dudas, Macri confirmó su deseo intacto de reemplazar a Cristina Kirchner y hasta especuló con alianzas electorales. Dijo que tiene “más vocación para liderar una propuesta nacional» y no descartó una alianza con el sector que lidera Eduardo Duhalde en el peronismo federal, aunque aclaró que esas estrategias las evaluará más adelante.

Los idus de mayo

El camino está abierto. Con el cronograma provisorio que propuso, el líder del PRO podrá esperar hasta mayo y decidir en ese momento si se anota para la presidencial, como se exigirá para esa fecha si prospera la interna abierta de agosto, o va por la reelección. Todo con encuestas en mano. “Macri no va a ser candidato a presidente para salir tercero”, confió a LPO un dirigente PRO de diálogo directo con él.

La incógnita, entonces, será saber si finalmente Macri se despega de la UCR y queda librado a un mano a mano con Cristina. En el caso de un ballotage con el radicalismo o con Cristina reeligiendo en primera vuelta, Macri dudaría seriamente de competir en octubre.

Quien seguramente respiró aliviada con las nuevas fechas esbozadas fue la diputada Gabriela Michetti, ya que el anuncio confirmó la defunción del ensayod e la doble candidatura (ver nota adjunta), que apuntaba a conservar la Ciudad con Horacio Rodríguez Larreta. Esta especulación entró en crisis luego d ela toma del Parque Indoamericano.

“Todos saben que hay un par de candidatos que están más afianzados que otros y ellos son Gabriela y Horacio, pero recién lo vamos a definir en los próximos meses”, aclaró Macri. En el PRO y mirando encuestas, esta noche algunos estimaban que ya no había margen para evitar una candidatura de Michetti. Pero habrá que ver, ya que es conocida la resistencia que genera en el círculo más cercano de Macri, con Nicolás «Nicky» Caputo a la cabeza.

Por otro lado, la enorme contra del anuncio de Macri es que envía seis veces a las urnas a los porteños. La primera sería el 5 de junio para elegir a los delegados de comuna. Luego vendría la elección de jefe de Gobierno y su ballotage, la interna abierta obligatoria nacional y eventualmente la primera y segunda vuelta de la presidencial. “Es una locura”, admitió una fuente macrista.

Fuente: lapoliticaonline

Por Marta

Deja una respuesta