Buenos Aires. – El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, abrió hoy un nuevo capítulo de cruces con la administración nacional y aseguró que la Casa Rosada mantuvo «aislada» a la Ciudad de Buenos Aires durante los tres años de su gestión.

«En estos tres años no hemos podido llevar a cabo ningún tipo de programa con ellos, nos tienen aislados», se quejó el líder del PRO.

En ese sentido, Macri puso como ejemplo la situación del tramo hacia la avenida General Paz de la autopista Illia, en la que se aguarda que el Gobierno nacional corra un alambrado para continuar con la obra.

«Estamos pidiendo permiso para poder terminar la autopista Illia, que ya está adjudicada y comenzamos hace ocho meses, pero estamos parados porque ellos tenían que correr el alambrado 13 metros y no nos permiten terminar una obra que a toda la gente que va de Capital a la zona Norte le devolvería media hora todos los días», explicó el mandatario.

No obstante, consideró que la gestión nacional tuvo «cosas buenas», como fomentar «la política de investigación y desarrollo de tecnología».

«Es un Gobierno de transición que se ha quedado cuatro años más de lo que tenía», dijo en declaraciones a radio La Red.

A la vez, aclaró que si el kirchnerismo no logra continuar en el Poder Ejecutivo dejará «un país que se ha comido una parte importante de su capital, problemas en los caminos, trenes y energía».

Remarcó como uno de los principales desafíos del próximo Gobierno el «bajar la inflación, porque la inflación arruina a los pobres».

«Nosotros creemos que hay que salirse de la inflación porque castiga a los menos preparados para lidiar con eso», afirmó.

Y agregó: «El país tendrá que retomar el contacto con el mundo, porque ha sido Venezuela nuestro único referente, pero a la vez hay una vitalidad de salir adelante y se puede generar mucho trabajo para todo el mundo».

Por otro lado, el jefe de Gobierno pidió que el Gobierno nacional analice el plan para la urbanización de las villas que le entregó la Ciudad la semana pasada ya que, según dijo, «contribuirá a dar un paso adelante muy importante para garantizar la presencia del Estado frente a aquellos que más lo necesitan».

Además, el mandatario porteño desvinculó a la Policía Metropolitana de la muerte de un ciudadano paraguayo que fue baleado durante la toma del Parque Indoamericano, luego de que trascendiera que el fiscal Sandro Abraldes analizaba escuchas que podrían complicar a la Policía Metropolitana por la muerte de Salgueiro, de 22 años.

En ese sentido, Macri recordó que la Metropolitana «no tiene escopetas con balas de fuego, sólo usa balas de goma», por lo que «no existe ninguna posibilidad de que esté involucrada en ese episodio lamentable».

«Nuestro problema son los delincuentes, no la Federal. Tenemos nuestros momentos buenos y malos con la Federal», dijo.

El ministro de Justicia y Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, también despegó a la Policía Metropolitana de las muertes ocurridas durante la toma del Parque Indoamericano, en Villa Soldati, y afirmó que esa fuerza «sólo usa balas de goma».

«No hay ninguna posibilidad de que uno de los miembros de la Policía Metropolitana haya efectuado alguno de los disparos fatales porque sólo usa balas de goma», aseguró Montenegro en un comunicado.

Fuente: NA

Por Marta

Deja una respuesta