Así lo afirmó el Presidente al participar de la presentación oficial de Frontec S.A., una compañía de soluciones agro-satelitales constituida por la firma de tecnología rionegrina y empresa agroindustrial Los Grobo.

El presidente Mauricio Macri encabezó hoy en la ciudad rionegrina de Bariloche el lanzamiento de Frontec, una empresa constituida entre la firma Invap y el grupo Los Grobo para la prestación de servicios al sector agropecuario basados en tecnología aeroespacial, y manifestó su «orgullo» dado que esta iniciativa «es creer en nosotros mismos, creer en nuestras capacidades, creer que si trabajamos juntos vamos a lograr esos objetivos».

«Frontec explica muchas de estas cosas que tienen que pasarnos cada vez con más frecuencia, que es creer en nosotros mismos, creer en nuestras capacidades, creer que si trabajamos juntos vamos a lograr esos objetivos. Y no importa si es una empresa pública o privada», sostuvo el mandatario en su breve discurso, y destacó que lo importante «es si podemos agregar valor, si podemos generar nuevas oportunidades».

«Ojalá todos los días pudiese empezar mi trabajo con un paisaje como éste», comenzó el mandatario desde el patio exterior de Invap, frente a un atril montado sobre el pasto en medio de un paisaje de ensueño, con el lago Nahuel Huapi de fondo y flanqueado por la imponente precordillera de los Andes, en la que sobresale a simple vista el cerro López y los rocosos picos característicos del Catedral.

Macri destacó que una empresa estatal y una privada «acá se puede combinar», y consideró que «lo que parece casi imposible, se da. Más de 40 años de investigación, de desarrollo científico aplicado (se combinaron) con una empresa especialista en agricultura, de otro lugar de este país enorme que tenemos».

Quienes están al frente de la iniciativa «quieren invadir el mundo -en el buen sentido- con nuestro conocimiento, y eso es maravilloso porque si no creemos en esto, si no apostamos a esto, no vamos a conseguir a partir del trabajo que la inclusión avance en todo el país».

Frontec, constituida en partes iguales entre Los Grobo e Invap con una inversión inicial de siete millones de dólares, «ofrece información para mejorar la capacidad de tomar decisiones en el sector agropecuario. Decisiones que tienen impacto en la gestión agrícola al identificar la capacidad productiva de cada campo» y maximizar el rendimiento ahorrando dinero, según el CEO de la firma Guillermo Salvatierra.

Iniciativas como ésta «son las que dicen que la Argentina puede ser parte del siglo XXI», afirmó Macri, y reforzó: «Queremos ser parte del mundo, queremos ser parte del siglo XXI».

En este sentido, señaló que «el mundo nos ha abierto la mano nuevamente. Porque hemos visto en estas últimas semanas visitas sucesivas de los principales líderes del mundo. Con (el presidente de Francia, Fracois) Hollande firmamos para trabajar en conjunto entre Invap y una empresa francesa importante. Lo mismo estamos haciendo con la hermana República de Italia, que quiere aumentar la colaboración y las tareas, diversificando y apostando a nuestras capacidades».

Asimismo, confirmó la próxima llegada a Bariloche del presidente de los Estados Unidos Barack Obama. «Dentro de poco vamos a tener la visita de quienes pensamos que tienen que ser parte del futuro del trabajo con Invap, que es volver a trabajar con la NASA. La NASA ha decidido visitarnos acá y ha elegido pasar un par de días en Bariloche el presidente de los Estados Unidos», aseguró el mandatario.

Minutos antes, el Presidente había llegado al predio de Invap junto con el gobernador de Río Negro, Alberto Wereltineck; el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; el de Energía y Minería, Juan José Aranguren; y el de Ciencia e Innovación Productiva, Lino Barañao, con quienes realizó una visita por las instalaciones de la empresa estatal, guiado por sus autoridades, Horacio Osuna (presidente) y Héctor Otheguy (gerente general).

En el patio estuvieron presentes unas 200 personas, la mayoría empleados de Invap, que se apostaron tras una valla por detrás del espacio destinado a legisladores, funcionarios y autoridades locales; otros empleados miraban desde las ventanas de los edificios que componen el predio, que hicieron de palcos improvisados en los que no cabían más personas.

«Queríamos venir, no se dan estos acontecimientos muy frecuentemente. Era importante estar», confió a Cecilia, empleada del área administrativa de Invap. Su compañera, Alejandra, afirmó que con la visita del presidente sintió «un gran orgullo, porque estamos formando parte de un hecho histórico desde hace ya varios años a nivel Invap, y me parece que tenemos posibilidad de desplegarnos todavía más».
etiquetas

www.telam.com.ar