Desde la medianoche hasta las 12 sólo funcionó la línea Sarmiento. La huelga se llevó a cabo a pesar de la intimación del Ministerio de Trabajo y afectó a unos 400.000 usuarios.

El paro de los trabajadores de la Unión Ferroviaria dejó sin trenes metropolitanos desde la medianoche y hasta el mediodía a unos 400.000 usuarios que cada día utilizan ese medio de transporte. La medida de fuerza, a la que no adhierió el ex ferrocarril Sarmiento, se llevó a cabo en repudio a la detención del secretario general de ese sindicato, José Pedraza, imputado en la causa por el crimen del militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra.

La medida de fuerza se cumplió en las líneas Roca, Mitre, San Martín, Urquiza y Belgrano a pesar de que el Gobierno había advertido que tomaría sanciones.

Tras el sorpresivo paro del martes, la UF volvió a manifestar ayer su rechazo a la detención de sus líderes gremiales por el crimen del joven militante del Partido Obrero (PO). “Los enemigos históricos del sindicalismo se valen de esta descomunal distorsión de la verdad para arremeter contra el conjunto de las organizaciones”, sostuvo el secretariado nacional del sindicato a través de un comunicado. Y criticó al PO por “erigirse en juzgador de conductas, justiciero por mano propia”.

Desde el Ministerio de Trabajo, hasta último momento se quiso evitar la huelga y se intimó al gremio a que acatara la conciliación obligatoria dictada el martes pasado, tras la sorpresiva suspensión del servicio ferroviario a raíz de la detención de Pedraza. Y amenazó con retirarle la personería gremial al sindicato.

Esta mañana, los pasajeros expresaban su malestar por esta situación, ya que debían soportar importantes demoras para trasladarse a sus lugares de trabajo.

El secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, cuestionó la medida de fuerza y afirmó: «Antes de tomar medidas de este tipo hay que mensurar el enorme daño que se hace directamente a los trabajadores” y dijo que el paro afectó al 70 por ciento de los que utilizan este servicio de transporte, según él, unos 400.000 usuarios.

Schiavi explicó que al operativo de refuerzo del 50 por ciento de colectivos que normalmente recorren la ciudad «se sumó un refuerzo en la zona sur con colectivos en las localidades de Témperley y Quilmes». Además se sumaron servicios de transporte de colectivos desde La Plata y desde Ezeiza.

Fuente: Clarín

Por Leo

Deja una respuesta