Este miércoles (28/03) y jueves (29/03) las potencias emergentes Brasil, Rusia, India China y Sudáfrica se reúnen en Nueva Delhi en un intento de consolidarse como un bloque unido e influyente en la geopolítica mundial acorde con su poderío económico.

Nadie duda del presente económico del bloque. China ya es la segunda economía mundial sólo detrás de USA, India le sigue los pasos, Rusia compone el potencial energético del bloque y Brasil los alimentos. Sudáfrica es, la pata africana del bloque que está en búsqueda de su identidad y entidad política en el concierto de naciones del mundo.

Los temas que estarán sobre la mesa en este nuevo encuentro en Delhi serán: la crisis de la deuda en la Eurozona, que ha empezado a socavar su crecimiento, la situación en el Norte de África y Oriente Medio, en particular en Siria, la elección del próximo presidente del Banco Mundial y  la creación de un Banco de Desarrollo BRICS, entre otros. En eso abocarán su tiempo y esfuerzos  los presidentes de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica durante los próximos 2 días.

La primera en llegar a la capital india ha sido la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, acompañada por 6 ministros, un viceministro y 2 gobernadores. Rousseff tiene previsto reunirse con el resto de sus colegas y realizar una visita de Estado a India el viernes (30/02). A título bilateral, intentará cerrar la compra de varios aviones de combate.

La reunión de los BRICS, que en su conjunto suman más de un cuarto de la superficie del planeta, más del 41% de su población y cerca del 25% del PIB mundial, se inicia el miércoles (28/03) con una cena y proseguirá el jueves (29/03) con reuniones de trabajo.

Aunque estas potencias emergentes responden por el 56% del crecimiento mundial, frente al 9% del G7 (países desarrollados), siguen «siendo un concepto en busca de una identidad común y una cooperación institucionalizada», según palabras de Brahma Chellaney, profesor de Estudios Estratégicos del Center for Policy Research, con sede en Delhi.

Lo que no es muy sorprendente, dadas las diferencias de sistemas políticos, económicos, objetivos nacionales y hasta emplazamiento geográfico, aunque es cierto que se trata de «la primera iniciativa global no occidental» para hacer frente a la hegemonía del mundo desarrollado.

Lo que si puede sorprender es que Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica están inyectando recursos nuevos, impulso e innovaciones a los esfuerzos para mejorar, por ejemplo, la salud en los países más pobres del mundo, de acuerdo con un informe publicado la víspera de la Cumbre BRICS 2012.

(Urgente24)

Deja una respuesta