Divisas

Seguían discutiendo la presentación ante la justicia de una cautelar para dejar sin efecto la medida del Banco Central que los obliga a desprenderse activos nominados en dólares.

En una jornada de intensas reuniones, los bancos seguían discutiendo anoche la presentación ante la justicia de una cautelar para dejar sin efecto la medida del Banco Central que obliga a los bancos a desprenderse activos nominados en dólares, -como títulos públicos, billetes y contratos de futuros.

Los abogados de las entidades financieras agrupadas en la Asociación de Bancos de la Argentina (Adeba) trabajaban contra reloj para presentar hoy, un recurso de amparo que congele la vigencia de las circulares del BCRA que se conocieron el sábado.

Desde las entidades esperaban que Jorge Brito, titular del Macro y presidente de Adeba, defina la mejor estrategia a seguir. “Desde lo legal es complicado conseguir dejar sin efecto la medida, porque la Carta Orgánica habilita al BCRA a tomar este tipo de medidas, con lo cual esta vez hay cobertura legal para Vanoli”, afirmaron a Clarín.

“La presentación de un amparo generaría presión para que se reconsidere la medida y para que Mauricio Macri también la desestime”, confiaron en otro banco de capitales extranjeros.

Además de las entidades locales, la presentación a la justicia, según pudo saber Clarín, sería acompañada por una similar redactada por ABA, que agrupa a las entidades extranjeras.

“Estamos esperando que los abogados nos entreguen el informe para evaluar cómo seguir, pero la voluntad común desde que tomamos conocimiento de la medida es ir a la justicia y llegar hasta las ultimas consecuencias”, dijeron a este diario en Adeba.

El BCRA dispuso el sábado que deben reducir, a partir del lunes 30, del 20% al 15% su posición global neta en moneda extranjera, y achicarla al 10% desde el 9 de diciembre. Según cálculos oficiales, la medida significaría una inyección de activos en dólares en manos de los bancos por US$ 1.000 millones.

Los bancos se niegan a desprenderse de dólares (por los que recibirán pesos al tipo de cambio oficial) porque argumentan que puede dañar su patrimonio y hacerlos menos solventes a ojos de los clientes. “Ante una devaluación el patrimonio de los bancos quedaría muy expuesto”, sostiene una de las fuentes consultadas.

Fuente: iEco