A las 11:30, el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, inaugurará hoy el año judicial en un acto en donde -se espera- pronunciará un discurso dirigido al Gobierno Nacional, que impulsa la llamada «democratización de la Justicia». Las palabras de Lorenzetti -que habrían sido consensuadas con sus pares de la Corte- serán analizadas el miércoles y jueves por los jueces y funcionarios afines al kirchnerismo, quienes, al igual que el colectivo Carta Abierta, sesionarán en la Biblioteca Nacional. Y el viernes, en el discurso de la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, ante las Cámaras legislativas al abrir el período ordinario de sesiones 2013.

Ricardo Lorenzetti, titular de la Corte desde 2007, el juez santafesino tendría consensuado con sus compañeros el discurso que dará hoy, en la conmemoración de los 150 años del máximo tribunal.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Así como en 2012 la obsesión de Cristina Fernández de Kirchner fue destruir al multimedios Grupo Clarín, en 2013 su foco es la supuesta democratización del Poder Judicial, que es una derivación de aquel enfrentamiento, culpando a la estructura de la Justicia por la impotencia del Ejecutivo Nacional en el desmembramiento del holding empresario.

El Frente para la Victoria gobierna a partir de sus inquinas. Define sus iniciativas a partir de sus deseos de colisión y aniquilación. Tiene un enfoque muy curioso de la construcción del Estado. Al kirchnerismo hay que analizarlo a partir de sus enconos y no de sus simpatías.

En tanto, frente a representantes de todos los escalafones del Poder Judicial, el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti, inaugura el año judicial hoy martes 26/02, en el Palacio de Tribunales.

Se espera que Lorenzetti promueva en su discurso “la independencia del Poder Judicial” y que, de manera indirecta, envíe un mensaje a Casa Rosada respecto al plan que impulsa la presidenta Cristina Fernández de Kirchner acerca de la «“democratización de la Justicia»”.

El enfoque que Lorenzetti y sus allegados tienen acerca del evento matutino, es posible entrever en el texto de Bernardo Vázquez en el diario El Cronista Comercial:

«(…) Titular de la Corte desde 2007, el juez santafesino tendría consensuado con sus compañeros el discurso que dará hoy, en la conmemoración de los 150 años del máximo tribunal. Habrían acordado defender el trabajo de los jueces e impedir los avances del Ejecutivo. No obstante, se descuenta que el discurso será mesurado, sin referencias directas al oficialismo, que estará presente a través del ministro de Justicia Julio Alak; y de la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó.

Será el comienzo de una cargada agenda semanal, que también tendrá el alegato de la Fiscalía en el juicio oral por los acusados por el crimen de Mariano Ferreyra y la declaración de la presidenta de las Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, ante el juez Norberto Oyarbide.

Mañana y el jueves, en tanto, en la Biblioteca Nacional, tendrá lugar un encuentro de “Justicia Legítima”, una agrupación encabezada por la procuradora General Alejandra Gils Carbó, e integrada por los magistrados y funcionarios más cercanos al kirchnerismo. “Nos une la convicción de que existe un modo diferente de concebir la magistratura y la jurisdicción dentro de un sistema democrático”, dice la convocatoria del encuentro, que elaborará un documento final, y será la antesala de lo que pueda decir la Presidenta el viernes sobre la Justicia, en la apertura del año legislativo.

Si bien los acuerdos comenzaron a principios de febrero, hoy será el inicio oficial del año judicial. Lorenzetti comenzó 2013 participando de una cumbre de la ONU en Nairobi, Kenia. Si bien la disertación refería al cuidado del Medio Ambiente, el ministro de la Corte realizó declaraciones vía Twitter en las que se lamentó porque en estos tiempos “los gobiernos se preocupan más por las elecciones futuras que por las generaciones futuras”. En el oficialismo no faltó quien lo interprete como una crítica hacia la gestión de Cristina Fernández de Kirchner de cara a un año electoral.

Ya durante los últimos meses de 2012, el ministro de la Corte se había diferenciado del Gobierno en declaraciones y, puertas adentro, cuentan que no le gustó la forma en que el kirchnerismo trató la causa por la Ley de Medios, recusando de manera constante a jueces. El caso sigue aún sin sentencia definitiva, y la Corte podría terminar fallando en última instancia.

En los pasillos de Tribunales se comenta que Lorenzetti no le dará crédito al plan democratizador de Cristina hasta que “se sepa bien de qué se trata”. No obstante, creen que el Gobierno busca equiparar a los jueces con el resto de la ciudadanía, por ejemplo, haciendo obligatorio el pago del Impuesto a las Ganancias o promoviendo la iniciativa de que todos los cargos del Poder Judicial se realicen mediante concursos. En la Corte dicen haber estado siempre abiertos a reformas y a aggiornar cuestiones específicas.»

¿Qué opina el Ejecutivo Nacional de la situación? ¿Hacia dónde apuntan Cristina Fernández de Kirchner y los suyos?

En el texto de Irina Hauser en el paraestatal matutino Página/12, se desarrolla, con alguna precisión:

«El disparador, ya conocido, fue la iniciativa de cientos de jueces, fiscales y defensores que en medio de la disputa alrededor del caso Clarín salieron a diferenciarse de la Asociación de Magistrados que –alentada por parte de la Corte Suprema– denunciaba presiones políticas, y terminaron convocando a dos jornadas de debate abierto para mañana y pasado en la Biblioteca Nacional con el lema de buscar una “Justicia legítima”. Sin embargo, el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, se les anticipó y hará hoy a las 11 un acto de apertura del año judicial que intentará amplificar más que otras veces con la excusa de que el máximo tribunal cumple 150 años. A los ojos del mundillo judicial, es evidente el intento por marcar la cancha y condicionar la agenda, en medio de lo que ya es una discusión abierta e instalada sobre lo que se ha dado en llamar “democratización de la Justicia”. Cerca del juez, sus colaboradores aseguran que su mensaje “no será confrontativo” sino de “amplitud y aceptación de las voces críticas”.

Desde que asumió la presidencia de la Corte, en 2006, Lorenzetti insiste en casi todos sus discursos en la idea fija de que el Poder Judicial tiene que “estar unido”. Para aglutinar a los jueces de todo el país, él inventó la Conferencia Nacional de Jueces, mayormente dominada por las temáticas que le interesan a la tradicional Asociación de Magistrados, que se arroga una suerte de representación gremial de los jueces y de sus equivalentes de otros rincones del país, junto con la Junta Federal de Cortes. Fueron, además, los que a fines del año pasado emitieron un comunicado que acusaba al Gobierno de presionar a los jueces y defendía, tácitamente, a la Cámara en Civil y Comercial, que actúa en el caso de la ley de medios. Aquel texto fue respondido por dos solicitadas de jueces, defensores y fiscales que ponían en crisis algunos conceptos instalados y decían, por ejemplo, que la independencia también está en relación con el poder económico, con otras corporaciones (como los medios) y con la propia corporación judicial, de lógica verticalista.

Después de dos solicitadas, que llegaron a juntar cerca de 700 firmas, surgió la convocatoria a un debate abierto sobre el Poder Judicial y el abanico de posibilidades para democratizarlo. Para las jornadas del 27 y 28 hay un temario tentativo que incluye la cuestión de la independencia, la apertura del ingreso para trabajar en el Poder Judicial y que deje de ser una gran familia, la discusión sobre cómo deberían rendir cuentas los jueces de lo que hacen, cómo hacer que la gestión de la Justicia sea democrática y respetuosa de los derechos humanos, cómo podrían los funcionarios judiciales lograr un “nucleamiento anticorporativo”. En el medio aparecen temas como la eliminación de privilegios concretos, del estilo de la exención de pago de impuesto a las ganancias, la necesidad de reformas procesales que den protagonismo a los fiscales, la participación popular en el sistema judicial y hasta la posibilidad de una nueva asociación.

El surgimiento de esta corriente puso en duda la idea de unidad que Lorenzetti alimenta hace tiempo. A fin de año, frente al llamado de la presidenta Cristina Kirchner a democratizar, eligió contestar desde una cena de la Asociación de Magistrado que los jueces no son “una corporación sino un Poder del Estado”. Esta vez, dicen en su entorno, hará un discurso amigable, intentará mostrar al Poder Judicial como amplio y abierto a los debates y a una agenda común. Lorenzetti tiene una capacidad para hablar de los grandes temas de la coyuntura sin nombrarlos explícitamente. Lo ha hecho al hablar de la libertad de expresión –en medio del debate por la ley de medios– y hasta al hablar del transporte ferroviario tras la tragedia de Once. En esta ocasión retomará, casi como un mantra, el concepto de que la Justicia debe ofrecer un servicio y estar cerca de la gente. El enigma es si cuando hable hoy ignorará el debate creciente sobre el Poder Judicial, si lo abordará con su estilo elíptico habitual o si hará referencias más directas. En los últimos días también circularon rumores de que haría anuncios, como la generalización del ingreso democrático, por concurso a la carrera judicial.

Lorenzetti hizo llamar a centenares de jueces para que asistan al acto de hoy con el argumento de que no estaría bien faltar a la celebración de los 150 años de la Corte que, en rigor, se cumplen el 15 de octubre. Habrá videos de cada uno de los jueces supremos referidos a la historia del alto tribunal, pero a la hora de hablar sólo lo hará el presidente. (…)».

Urgente24