Profesor de música de La Plata.

Un profesor de música juzgado por abuso y corrupción de dos alumnos de un jardín de infantes de La Plata en una causa abierta hace cinco años , fue absuelto hoy por la justicia penal de esta capital que dio a conocer el veredicto del juicio oral.
Se trata de Lucas Puig, quien fue absuelto por el Tribunal Oral en lo Criminal de La Plata integrado por los jueces Jorge Moya Panisello, Carmen Palacios Arias y Andrés Vitali, en un fallo dividido, en el que se lo acusaba de haber abusado de alumnos cuando se desempeñaba en el jardín de infantes del colegio San Benjamín de Los Hornos.
El fallo de la absolución contó con los votos de Panisello y Vitali, mientras que la jueza Palacios consideró la culpabilidad del acusado.
La investigación contra Puig se inició hace más de cinco años cuando se lo imputó por el presunto abuso de dos niños de 3 y 4 años que concurrían a ese establecimiento educativo y que denunciaron que el profesor hacía exhibición de sus órganos genitales y sometía a los niños a juegos.
Tras la acusación, Puig fue detenido durante un mes pero luego la Cámara de Apelaciones ordenó su excarcelación por lo que llegó en libertad al juicio oral.
Tras más de dos meses de audiencias, sus abogados defensores Adrián Fernández Koenig y Daniel Apaz solicitaron en su alegato la absolución por considerar que no había elementos probatorios para acreditar los delitos que se le imputaban.
Por contrapartida, las fiscales del caso, Helena de la Cruz Orsi y Silvina Langone, habían solicitado al Tribunal que condene a Puig a la pena de 25 años de prisión mientras que los abogados de los familiares de uno de los niños pidió 17 años de prisión.
El profesor hoy absuelto contó con el apoyo de los gremios docentes que se concentraron frente a la puerta de los tribunales platenses bajo la consigna «por verdad y justicia y por los que atraviesan causas infundadas».
Tras la lectura del veredicto, Puig aseguró que «por fin, después de 5 años y siete meses llegó la hora de la verdad, pero no la verdad de Doña Rosa, ni de ciertos opinólogos carentes de ética y de toda responsabilidad. Hoy llegó la verdad que estaba plasmada en el expediente y que tardaron 5 años en darse cuenta. Es un delito muy pero muy grave que debiera haberse resuelto con mucha más velocidad de la que se hizo», concluyó.

Fuente: Clarin