Graciela Alfano se peleó con todos, La Mole quedó nuevamente sentenciado y se enojó con el jurado. La eliminación quedó en suspenso hasta esta noche.

Sin hacer alusión sobre el posible retorno de Ricardo Fort a las huestes del Bailando, Marcelo Hugo abrió la gala con otros de sus looks dignos de un “Fashion Emergency”: saco verde, camisa con florcitas azules y pañuelo rojo. Un Medina Flores a los camarines del conductor, por piedad…

Descubriendo los votos secretos de Graciela Alfano, se fueron definiendo las parejas sentenciadas al duelo chapotero: Sofía Pachano, Matías Alé, Paula Cháves, Sofía Zámolo, Vanina Escudero, Fabio la Mole Moli, Belén Francese y Andrea Estévez. En total, 8 de las 11 parejas quedaron en pugna: número record en la historia del certamen.

“Estoy enrabiado mal”, tiró de golpe la Mole, visiblemente indignado por haber sido enviado nuevamente a duelo. “Me mandan a la sentencia a cada rato. Estamos destinados a esto, bailemos bien o bailemos mal”, se quejó el púgil, antes de abrir la pista interpretando Hung Up de Madonna.

Después de la coreo, Marcelo volvió a insistir sobre su enojo con el jurado; “Me muestran los dientes y después acá me la mandan a guardar. Estoy enrabiado”, dejó picando Fabio, sin aclarar a qué miembro del jurado se estaba refiriendo. “Es para puterío, mejor no hablo más”, cerró el cordobés.

Matías Alé también hizo lo suyo con un irónico descargo silencioso; llegó vistiendo una remera de Cuestión de peso, en clara alusión a la crítica de Moria sobre el creciente tamaño de sus “flotadores”.

Gracielita, ¿estás nerviosa?
Decidida a llevar su papel de villana al extremo, entre coreo y coreo, Grace volvió a apuntar todos sus dardos contra Vanina Escudero. La participante finalmente se largó a llorar, mientras Moria saltaba como un resorte: “Pará con el acting, no podés someter a la señorita a este escarnio”, dijo la diva. Pero Gracielita estaba a punto caramelo y, no contenta con el resultado, también dirigió sus dardos contra Reina Reech, que hasta el momento no había abierto la boca: “Hacé terapia, Reina, yo hablo de Dios y vos hablas de Satanás”, tiró la ex de Alé. “No te metas con quién no te busca”, respondió, a punto de explotar, la Reech.

Pero la blonda del jurado subió aún más la apuesta; “Si Vanina siente que no puede someterse a este grado de stress, me parece que tiene que dejar el certamen”. En tanto Marcelo le consultaba si podía bailar y la muchacha, al mejor estilo Escudero, le ponía el pecho a las balas. «Voy a bailar, hay una fundación por detrás», aseguró la participante. Pero antes Grace tiró el último palito: “Quiero saber a dónde va a estar Vanina Escudero dentro de 40 años”, largó sin anestesia.

Encendida como estaba, minutos después la jurado intentó aclarar sobre otro tema y se hizo la noche oscura. Le explicó a Peter que Murakami es un artista plástico, confundiendo a Hakuri Murakami, el escritor, con Takashi Murakami, el artista plástico. Llamado a la solidaridad: alguien que le pueda facilitar a Grace un sedante y la dirección de alguna librería, ya que estamos.

Tras la presentación de todas las coreos, Polino inquirió a la Mole sobre quién había sido su descargo; “Si hay un falso, sacale la careta”, articuló el chimentero. Reina apoyó la moción, pero Fabio se negó a dar nombres. “No es mi estilo andar botoneando”, contestó el púgil, sin largar prenda.

Después de una breve deliberación del grupo evaluador, se definió la primera y única pareja salvada de la noche. “Paula Chaves”, anunció Graciela, mientras la modelo festejaba emocionada.

Por falta de tiempo, las 5 parejas restantes y la votación telefónica quedarán en suspenso hasta la noche del martes. ¿Deberá Fabio la Mole Moli atender nuevamente al teléfono? ¿O serán escuchados sus reclamos y tendrá el jurado piedad por el púgil? Habrá que ver para creer en un próximo capítulo del Bailando 2010.

Fuente: La Voz

Por Leo

Deja una respuesta