Después de las nuevas trabas a las importaciones implementadas por la Argentina, diversos empresarios uruguayos salieron a criticar las medidas y después se sumaron políticos de la oposición. En el país vecino intentan reforzar el equipo de la Cancillería para poder salir a negociar con más fuerza. Por el momento Pepe Mujica mantiene su postura amistosa pero ya piensa en un mayor comercio con Brasil y Chile.

«El comercio entre los dos países no está pasando uno de sus mejores momentos», aseguró ayer a radio 10 el titular de la Comisión de Comercio Exterior de la Cámara uruguaya, Rafael Sanguinetti, después de las nuevas trabas a las importaciones impuestas por Guillermo Moreno, que ya generaron rechazo por parte del Ministro de Desarrollo brasileño Fernando Pimentel. El funcionario había dicho que la Argentina era un “problema permanente” para la relación bilateral.

A esas declaraciones se sumaron las que hizo hoy un líder de la oposición. Pedro Bordaberry, del Partido Colorado, cuestionó hoy el rol de la Cancillería de su país ante la Argentina en las negociaciones por un acuerdo tributario bilateral. «La Cancillería es un desastre en estos temas. Parece estar más del lado de la Argentina que del Uruguay», sostuvo el legislador al portal montevideano El Observador.

«Es insólito esto porque nosotros, no tengo los últimos números, pero la última vez era hasta cómico: significamos menos del 3 por ciento de la importación argentina», resaltó Sanguinetti. Y acotó que «para peor, nuestra balanza comercial está en el orden de los mil millones de dólares a favor de ustedes».

Pero parte del reclamo de los industriales podría ser destrabado pronto. El ministro de Industria uruguayo, según el diario El País, ya comenzó a realizar gestiones para liberar 79 licencias que reclama la Cámara de vestimentas. Una suma que llaga a unos U$S 5 millones.

Por otro lado, el gobierno de Pepe Mujica busca reforzar su equipo de Cancillería, al considerarlos poco preparados para enfrentar negociaciones bilaterales con la Argentina. Y en ese sentido la permanente rotación de diplomáticos dificulta todavía más la situación.

«En nuestra visión la negociación debe ser permanente, pero tenemos que tener claro que ellos son un país que siempre tiene posición tomada, muchas veces muy bien estudiada y muy bien fundada, y en ese contexto tenemos que formar a nuestros cuadros», afirmó el canciller Luis Almagro en una nota publicada en El País. Para lo cual comentó que preparan acuerdos con universidades para mantener un equipo especializado para cada tema durante lor próximos cinco años.

Mientras tanto el presidente Mujica continúa con su tono conciliador. En declaraciones a los empresarios de su país los instó a buscar otros compradores y no esperar una confrontación con el gobierno de Cristina, que perjudicaría las relaciones bilaterales y la industria del turismo y la construcción, nutrida por visitantes e inversores argentinos.

Por eso se expresó a favor de la relación con Brasil, del cual opinó que “es nuestro principal cliente, lo va a seguir siendo y puede ser mucho más, a pesar de las inevitables contrariedades que pueden aparecer aquí y allá”. Chile se sumaría a esa perspectiva: “tiene una estrategia comercial que mira hacia el océano Pacífico, pero que “es un país hermano de América Latina con el que (se debe) procurar tejer en todo lo posible la mayor diversificación”, señaló el primer mandatario.

Bajo esa mirada se leyeron los encuentros mantenidos en la Antártida con Sebastián Piñera y en San Pablo con el ex presidente de Brasil Luis Inacio Lula Da Silva.

La Politica Online

Deja una respuesta