Es el director de Epidemiología, Estadística y Vacunas. Los delincuentes amenazaron con mutilarlo frente a su hijo de 3 años, e incluso encañonaron al menor.

03 de marzo de 2021

El sobreviviente de un tremendo robo a mano armada en el barrio privado Prados de la Vega es funcionario municipal, más precisamente director de Epidemiología, Estadística y Vacunas. En la madrugada de este martes, tres ladrones (no se descarta la participación de un cuarto) ingresaron al predio de Ruta 215 y 285, y tras reducirlo a él y a su pareja se llevaron dinero y objetos de valor.

Armados y con la cara tapada, los desconocidos actuaron con suma violencia: según contó el damnificado a diario El Día, entraron cuando estaban por acostar a su hijo de 3 años. «Mi esposa estaba en la ducha. Yo estaba con mi  nene en su habitación cuando de pronto sentí un grito de mi mujer que me puso en alerta. Al principio creí que se trataba de una rata o de una araña. Cuando quise salir a ver qué sucedía, me encontré con un tipo que, apuntándome con un arma como de policía, me ordenó ‘quedate quieto’ y me obligó a reingresar a la habitación«.

Ignacio Pérez Nuñez contó que por 40 minutos, los delincuentes sometieron a la pareja y a su hijo a un intenso interrogatorio donde también hubo golpes, zamarreos y amenazas. «Al principio estaban como locos. Me preguntaban ‘dónde está la plata’ o ‘dónde la tenés’. En un momento pensé que me habían creído que no tenía plata. Les había dado 200 dólares que había sacado del banco  ese mismo lunes, pero sentí que se ensañaron más: comenzaron a apuntar a mi nene mientras me decían ‘dame la plata o te quemo al pibe’. Fue un momento terrible«, aseguró el funcionario.

Además, Pérez Núñez también escuchó cuando uno de los ladrones le decía a otro «cortale un dedo, pero hacelo frente al pibe, quiero que lo vea«. Finalmente, tras aproximadamente una hora, los delincuentes abandonaron la casa  tras cargar todo un botín en sus mochilas y dejar a toda la familia atada con precintos adentro del baño. «Un cuarto de hora después y al ver que se prolongaba el silencio, empecé a tironear y logré zafar una mano. Salí del baño como pude, busqué una tijera y liberé a mi familia», contó el hombre.

Los delincuentes se llevaron dos teléfonos celulares, dos notebooks, algunas joyas y 200 dólares. Pérez Núñez destacó que en una de las computadoras había valiosa información sobre el COVID-19 que involucra a toda la población del partido de La Plata.

Por admin