El faltante de billetes en bancos y cajeros automáticos sigue registrándose en distintos lugares del país, dejando a miles de personas sin dinero que en los últimos días produjeron numerosas protestas.
A tal punto llegó la escasez de billetes que, en los últimos días de 2010, distintas entidades decidieron directamente no abrir sus puertas y colocar un cartel donde explicaban a clientes enojados que no podían levantar la cortina por “falta de dinero”.
El problema se sintió con fuerza en varias localidades del conurbano bonaerense, pero también hubo inconvenientes en plena city porteña, donde los cajeros de distintas entidades no expendían dinero.
A esto se sumó una confusa situación en algunos bancos líderes, donde al mismo tiempo salieron de línea los buzones de autoconsulta, aquellos que permiten realizar depósitos de cheques o efectivo, y evitar las largas colas, un paisaje típico en los bancos argentinos.
Desde hace tiempo, ir a un banco a hacer un trámite por caja se convirtió en una pesadilla para los argentinos, ya que deben soportarse en muchos casos horas de colas interminables.
El Banco Francés sufrió un colapso de sus terminales de autoconsulta que se prolongó algunas horas y afectó a varias sucursales del microcentro porteño, por lo que se produjeron largas colas en la Casa Central, donde las máquinas sí funcionaban.
La sequía de billetes viene afectando al sistema financiero desde mediados de diciembre, se agudizó para las Fiestas y ahora parece continuar.
En la costa atlántica los problemas para obtener plata viene agudizándose en Mar del Plata y las playas del Municipios de la Costa, como Mar de Ajó, San Bernardo y San Clemente, y también en zonas muy concurridas como Villa Gesell.
En medio de los problemas de abastecimiento de cash, el Banco Central evalúa acuñar una masiva partida de monedas de dos pesos. La falta de monedas provocó severos trastornos en el transporte, inclusive en Corrientes.
Por ejemplo, días atrás usuarios de la Línea Sarmiento del ferrocarril metropolitano pudieron viajar gratis durante más de 10 horas, debido a que los empleados del tren liberaron los molinetes por falta de monedas.
La medida se dispuso en el marco de una protesta por parte de los empleados, que denuncian que la empresa los ‘castiga‘ con descuentos que llegan a los 600 pesos por mes para compensar la falta de monedas de denominación chica.
La escasez de billetes dejó al desnudo la ineficiencia con que opera la Casa de la Moneda, que se vio obligada a formar una unión transitoria de empresas con su institución equivalente en Brasil para ganar la compulsa por la impresión de los 100 millones de nuevos billetes de la Serie S.
La empresa estatal estaría en condiciones de imprimir hasta 350 millones de billetes por año, cuando se demandan entre 600 y 700 millones, dado que sus máquinas fueron quedando obsoletas en sus más de 30 años de vida.
Por de pronto en las próximas horas estarán llegando al país unos 1.000 millones de pesos en billetes de 100, impresos en Brasil. De esta manera se estaría superando la situación de escasez.

Fuente: .el-litoral.com.ar

Por Marta

Deja una respuesta