En Santiago del Estero pidió pensar el país “en términos estratégicos” y en un guiño al presidente de la Cámara de Diputados y a sus anfitriones, sugirió esa provincia como destino. Pidió la “unidad nacional en temas fundamentales”, como el proyecto sobre la deuda que comenzará este miércoles a analizar el Senado.

La presidenta Cristina Fernández encabezó este martes un acto en la ciudad de Santiago del Estero, donde entregó viviendas, inauguró obras y anunció la construcción de escuelas. Frente a los “momentos difíciles” que vive la Argentina, la Jefa de Estado convocó “a la unidad de los argentinos en los temas fundamentales que hacen a que la patria pueda seguir llamándose patria y que la nación pueda seguir existiendo”.

En ese marco habló de la necesidad de “pensar un diseño territorial diferente los argentinos, porque el mundo ha cambiado”. Y pidió a la dirigencia que formule sus proyectos “para que todos los argentinos tengamos la oportunidad de elegir qué país queremos”.

Cristina destacó la figura del exgobernador y actual presidente provisional del Senado, Gerardo Zamora, señalando que “uno desde el gobierno nacional puede tener grandes proyectos, pero necesita encontrar a hombres y mujeres que entiendan y que encarnen el proyecto. Acá no se trata de cooptar, sino de integración para seguir creciendo”, señaló y agregó: “Gerardo Zamora lo entendió y por eso Santiago del Estero es hoy lo que es”.

La primera mandataria dijo que la Argentina es “un país que ha dejado atrás un largo camino de endeudamiento permanente” y advirtió que “algunos intentan volver la historia para atrás, y más ahora cuando se descubren importantes recursos energéticos en nuestra patria”. Pero se manifestó “convencida del apoyo de la mayoría de los argentinos de buena fe”.

Cristina Fernández resaltó que no tiene que ver con la actitud de un partido y subrayó: “La defensa de la soberanía nacional también ha sido la base de la ideología de la Unión Cívica Radical desde que nació”. Recordó que Néstor Kirchner “dijo que no iba a pagar con el hambre del pueblo” y subrayó que el día en que se anunció la aceptación del 76% de los bonistas a la deuda reestructurada, en el acto estuvo presente el ex presidente Raúl Alfonsín.

Al respecto, opinó que “todos los grandes fracasos, las grandes frustraciones que hemos tenido como nación, siempre ha sido por las divisiones de aquellos sectores que teniendo un origen popular, han planteado diferencias cuando no se debían plantear”. Por ello, afirmó: “Yo convoco a la unidad de los argentinos en los temas fundamentales que hacen a que la patria pueda seguir llamándose patria y que la nación pueda seguir existiendo”.

Aseguró que hay “una historia común” y señaló que “de la pelea por la pelea misma no sale más que miseria para el pueblo y atraso para las sociedades”.

Por otra parte, Cristina sostuvo que “sería bueno que empezáramos a discutir de otros problemas los argentinos” y estimó que “alguna vez deberíamos comenzar a pensar un diseño territorial diferente los argentinos, porque el mundo ha cambiado”.

Recordó que desde su partido, apoyaron la idea del presidente Alfonsín de llevar la capital a Viedma. Sostuvo que “en lugar de una dirigencia, pensando en quçe foto se saca para salir en una red social, sería el momento de comenzar a discutir cosas estratégicas que hacen a nuestra realidad”.

Afirmó que la idea de Alfonsín tenía que ver con “otro mundo”, anterior a la caída del muro de Berlín y del surgimiento de grandes potencias de Oriente. “Fíjense como han cambiado los tiempos que hoy la mayor parte del comercio es con Oriente. Desde Europa y desde Nortemérica solo nos mandan problemas”, apuntó. Y agregó que “al mismo tiempo necesitamos integrarnos como nación, no solamente Argentina, sino pensarnos como Mercosur, Unasur”.

Por ello, sostuvo la necesidad de “pensar la reubicación de la Capital Federal, tal vez más al centro del país, tal vez aquí podría ser la capital en Santiago del Estero, madre de ciudades”. “Los que mañana van a lanzar encuestas, que van a decir que el 90 por ciento está en contra, no se molesten. Si hubiera sido por encuestas, yo no hubiera llegado a ningún lado”, reclamó. Y señaló que “los líderes naturales del país nunca toman decisiones en base a encuestas, sino en base a las necesidades estratégicas del país”.

Resaltó que “hoy necesitamos salida hacia el Pacífico, no sólo porque ahí están nuestros socios comerciales, sino porque en el otro lado hay problemas”, al tiempo que consideró que “asegurar vías alternativas de tránsito, que no pasen por determinadas zonas, son visiones estratégicas que tienen que tener quienes dirigen un país”.

Por ello, afirmó que es “imprescindible que los argentinos, todos los que tienen responsabilidades institucionales, dejemos las cuestiones menores, y debatamos las cuestiones estratégicas”. Puso como ejemplo el debate en el Senado de las leyes de defensa de los consumidores: “Cuando uno no está de acuerdo con un proyecto –aseguró-, tiene que decir con qué artículo y como lo modificaría. Lo menos que se merecen los argentinos es que les digan en qué no están de acuerdo y qué harían a cambio”.

Cristina Fernández sostuvo que “la democracia es fundamentalmente comparar ideas, primero escuchar ideas y proyectos; y formulados esos proyectos, el ciudadano pueda escuchar, mirar a quien los formula”. Dijo que ello es imprescindible “para que todos los argentinos tengamos la oportunidad de elegir qué país queremos”.

La Presidenta estuvo acompañada por la gobernadora de Santiago del Estero, Claudia Ledesma Abdala de Zamora, el presidente provisional del Senado, Gerardo Zamora, el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, el ministro de Planificación Julio De Vido, el intendente de la capital santiagueña Hugo Infante, y el vicegobernador de la provincia José Neder.

www.parlamentario.com