En medio de la embestida contra el titular de la CGT, el Gobierno frenó el envío de víveres a los trabajadores de las flotas de dragado y balizamiento, gremio que conduce un aliado del moyanismo. Las obras en los puertos de Entre Ríos, Mar del Plata y Barranqueras están paralizadas. «Sabemos que la partida está disponible pero no la firman», denunció Juan Carlos Schmidt.

La puja política entre Hugo Moyano y Cristina Kirchner se trasladó en los últimas hora a un nuevo escenario de fondo: los puertos. La CGT informó que el sindicato del Personal del Dragado y Balizamiento, que conduce el moyanista Juan Carlos Schmidt, se declaró en estado de alerta y movilización «ante la falta de respuesta por parte de la Subsecretaria de Vías Navegable a la falta de víveres a bordo de las embarcaciones».

«Siempre la comida abordo la pone el armador. ¿Y quién es el armador de nuestra flota? Nada menos que el Estado Nacional, que ya debe varios meses sin pagarlos. La deuda en algunos casos es de hasta cuatro meses. Esto provoca una paralización, porque los trabajadores no puede salir sin comida», explicó Schmidt, en diálogo con LPO.

La denuncia apunta directamentea la Subsecretaria de Vías Navegable, luego de la salida de Ricardo Luján, que fue adelantada por este medio. Fue el secretario de Transporte, Alejandro Ramos, quien le pidió la renuncia a Luján, quien había sido promovido por Schmidt.

En rigor, Luján había forjado una buena relación con Julio De Vido, por lo que la transferencia del área hacia el Ministerio del Interior también influyó en su salida. Su reemplazante es Horacio Tettamanti, un empresario que actualmente ocupa el cargo de presidente en Servicios Portuarios Integrados (Astilleros SPI) una sociedad anónima dedicada a la construcción y reparación de buques y estructuras flotantes.

«Nosotros sabemos que la partida está disponible, y que sólo debe ser firmada. Lo sabemos porque Luján nos lo dijo hace tiempo, y también porque hablamos con Tettamanti. El problema quizás venga de más arriba: del secretario de Transporte, Alejandro Ramos, y del ministro Florencio Randazzo. Ellos pueden firmar esa partida y destrabar automáticamente el conflicto», denunció Schmidt.

Cuando se los consultó si este freno en los envíos de fondos estaba directamente ligado a la puja entre el camionero y la Presidenta, contestó: «No quiero pensar mal, pero sí los recursos están y no se firman…», contestó el gremialista.

Y agregó: «Lo concreto es que no hemos recibido nada y varias obras están totalmente frenadas. Ahora realizaremos una asamblea con todos los secretarios generales de las seccionales del interior y decidiremos qué tipo de medida de fuerza aplicaremos».

Como los puertos ya están parados, Schmidt adelantó que seguramente irán a la puerta de la secretaría de Transporte a protestar «con pancartas y de forma pacífica» para que «alguien de la administración central reaccione». «Esta situación podría generar denuncias por incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos», amenazó.

La Política Online

Deja una respuesta