La UCR envió una carta a los presidentes de todas las agrupaciones políticas del arco opositor para pedirles que se manifiesten “con firmeza” en contra de una eventual reforma de la Constitución.

Los principales partidos de la oposición podrían organizar una resistencia conjunta a las intensiones explicitadas en diversos espacios del kirchnerismo para reformar la Constitución Nacional.

Atentos al entusiasmo oficialista por un tercer mandato de Cristina Fernández de Kirchner, la Unión Cívica Radical tomó la iniciativa y envió una carta a sus pares opositores para consensuar un plan de acciones para frenar al kirchnerismo.

El documento, firmado por el presidente del radicalismo, Mario Barletta, y por los jefes del bloque del partido en el Senado, Luis Naidenoff; y en Diputados, Ricardo Gil Lavedra, rechaza la «violación permanente de los derechos de todos los ciudadanos argentinos» por parte del Gobierno, publica un matutino porteño.

A su juicio, consideran que ir por la re-reelección es una “clara intención del kirchnerismo de perpetuarse en el poder». Bajo esta premisa se engalana el grueso de los dirigentes opositores, por eso confían en poder armar un frente para impedir una reforma de la Carta Magna en este sentido.

En la misiva que redactó y envió el radicalismo se considera que la posibilidad de darle a la jefe de Estado una oportunidad para un tercer mandato llevará a “profundizar la concentración de las decisiones políticas para proteger el saqueo y la corrupción y convertir a todos los ciudadanos en mendicantes del Estado”. “Quieren legalizar el autoritarismo y la soberbia”, sentencia la UCR en el texto.

Consultados por La Nación, los principales dirigentes disidentes manifestaron que apoyan la convocatoria, aunque en algunos casos plantean ciertas condiciones.

El jefe de Gobierno porteño (Pro), Mauricio Macri, coincidió en la necesidad de «ponerle límites ya» a la gestión kirchnerista; mientras que el diputado Francisco de Narváez (Frente Peronista) dijo que está de acuerdo con la iniciativa del radicalismo y planteó que «más que reformar la Constitución, hay que cumplirla».

La presidenta del Gen Margarita Stolbizer tampoco comparte la re-reelección y remarcó que el interbloque Frente Amplio Progresista impulsa además una «campaña de recolección de firmas» contra la reforma.

Desde el sector de la diputada Elisa Carrió (CC) también resaltaron su categórico rechazo a la posibilidad de habilitar a Cristina Kirchner para otra elección presidencial pero advirtieron que «estamos de acuerdo siempre que no nos lleven a una foto con Moyano».

Por su parte, la diputada Alcira Argumedo, (Proyecto Sur) se manifestó de acuerdo con la iniciativa que impulsa la cúpula de la UCR aunque «siempre que abarque también a la CTA opositora» y otros sectores sociales no ligados a la centroderecha.

Mientras tanto, el plan del radicalismo prevé además preparar para los próximos días una campaña pública de rechazo a la reforma constitucional.

Parlamentario

Deja una respuesta