Un vuelo a Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, en un Hawker 800 xp el año pasado, marcaría el inicio de las negociaciones entre los hermanos Eduardo y Gustavo Juliá, con el empresario argentino, Daniel Amitrano -vinculado a la narcomodelo Angie Sanclemente- y el colombiano John Wilson Díaz Vélez. Los Juliá están detenidos en Barcelona, España, desde el 2 de enero cuando su avión fue atrapado por con 944 kilos de cocaína.

La Justicia debe investigar los detalles de este viaje, pero quien estuvo en ese vuelo asegura que fue allí donde descubrió que no sólo se decidirían compras de aviones: Juliá habría ofrecido sus garantías para sacar droga del país sin preocuparse por los controles, a la vez que describía los beneficios del aeródromo de Morón para acondicionar el jet.

El v iaje f ue detectado como sospechoso por la Policía de Seguridad Aeroportuaria y tras el escándalo de Barcelona, presentado como parte de la denuncia de la fuerza ante el juzgado de Alejandro Catania, quien lleva la causa en Argentina, denunciando que podría tratarse de una banda dedicada a la «delincuencia trasnacional organizada».

Fuente: La Razón

Por Leo

Deja una respuesta