El PRO entendió la embestida del kirchnerismo por la basura como una manera de acorralar al jefe de gobierno con los problemas de la Ciudad. Para evitarlo, el ingeniero comenzó por modificar su estrategia de comunicación y salió a cruzar a Cristina antes de que estalle el conflicto.

La conferencia de prensa que encabezó Mauricio Macri este mediodía en Recoleta tuvo un trasfondo político diferente al que habían tenido sus apariciones delante de la prensa cuando el jefe de gobierno rechazó el subte en dos ocasiones.

En aquellas apariciones, Macri había reaccionado ante una medida concreta del Gobierno nacional, como lo fue el anuncio del retiro de la Policía Federal de la custodia de las estaciones y andenes de la red.

Pero la conferencia de hoy surgió de otro modo. Si bien fue Cristina Kirchner quien colocó el tema de la basura en la agenda, Macri esta vez no esperó a que el conflicto estallara, como sucederá si avanza el proyecto del kirchnerismo para que la provincia de Buenos Aires prohíba el ingreso de los residuos que provienen de la Capital Federal.

Como pudo saber LPO, esto fue una sugerencia de María Eugenia Vidal, que planteó que en su carrera presidencial y con el kirchnerismo en clima de guerra contra él, el jefe de gobierno debe adelantarse a los eventuales problemas que de gestión que le provoca el Gobierno nacional.

“Si no chillamos antes, la gente piensa que los problemas que estallan lo agarran a Macri desprevenido”, explicó a este medio un operador del PRO.

Para esto, en el macrismo señalan que la estrategia comunicacional de jefe de gobierno no puede ir atada detrás de los conflictos que le presenta el kirchnerismo. Macri habló entonces antes de que un día para el otro ya no pueda enterrar en el Conurbano las 6 mil toneladas de basura que genera la Ciudad. Cuando eso suceda, él ya lo habrá advertido.

El cierre de fronteras

En el macrismo sostienen que las elecciones legislativas de 2013 son una suerte de semifinal en las que el PRO debe salir bien parado para que Macri llegue a 2015 como el mejor contendiente contra el oficialismo.

Y para eso creen que debe hacerse fuerte en al menos tres distritos. En principio en la Ciudad, que debe retener indefectiblemente para conservar las aspiraciones de Macri. Y luego, en el PRO indican que deben hacer buenas elecciones en la provincia de Buenos Aires y en otro distrito grande como Córdoba o Santa Fe.

En el macrismo entienden que el kirchnerismo inició la movida de la basura para acomplejar la relación de Macri con los intendentes bonaerenses, para que el jefe de gobierno no pueda asentarse en la provincia de Buenos Aires.

Es que cualquier medida drástica que el jefe de gobierno tome respecto de la transferencia de residuos, impactará directamente en las arcas de los municipios del Conurbano: la Ciudad paga un aporte de capital excedente para cubrir el déficit que tiene la Ceamse por el aporte menor que hacen los municipios bonaerenses.

Por esta razón, a Macri le propusieron una nueva estrategia de comunicación para que el Gobierno no lo acorrale en un solo distrito como lo es la Ciudad. “Si no hacemos la del tero, nos toman la Ciudad”, aseguran en el macrismo.

La seducción de Michetti

Y para la provincia de Buenos Aires, la mejor carta que sigue ostentando el PRO es Gabriela Michetti. Pero la ex vicejefa está jugando con esa necesidad de Macri y no está dispuesta a que la manden a la provincia por la ventana.

Es por eso que la diputada aprovecha esa falta de oferta electoral del PRO para hablar por lo bajo de su preferencia a presentarse como candidata a senadora nacional por la Ciudad.

En el PRO señalan que en esa empresa la ex vicejefa podría sumar a un aliado suyo como lo es Federico Pinedo, como segundo en la lista de senadores nacionales. Y para completar el cuadro, Michetti podría tentar a Diego Santilli para que encabece la lista de diputados nacionales por la Capital.

Difícilmente Macri pueda oponerse rotundamente a esa estrategia sin una propuesta alternativa que le garantice un piso electoral en la Ciudad en 2013. Es por eso que en el macrismo se está estudiando la manera de convencer a Michetti que lo mejor para su carrera política es que el año que viene haga una gran elección en territorio bonaerense.

Una de las cartas que todavía no se jugaron es la de proponerle a la diputada que si llega al 30 por ciento de los votos en la provincia, se garantizará un lugar en la fórmula presidencial de Macri en 2015.

Fuente: La Politica Online

Deja una respuesta