La marcha de estudiantes chilenos, convocada por la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios de Chile (ACES) y la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones), terminó con fuertes enfrentamientos con Fuerzas Especiales de Carabineros.

Tras ser rechazada la última propuesta de recorrido por parte de la Intendencia Metropolitana, los dirigentes estudiantiles anunciaron, previo al comienzo de la marcha, que no tolerarían represiones del Gobierno y que avanzarían por la céntrica Alameda, sin importar la presencia de fuerzas especiales y las barreras de contención instaladas por todo el perímetro.

En esta línea, Isabel Salgado, vocera de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Aces), recalcó que no iban a seguir soportando los abusos de la Intendencia Metropolitana, por lo que no estaban dispuestos a aceptar el recorrido que «al Gobierno se le ocurra».

En el mismo contexto, Salgado destacó también que “vemos que ni la lluvia ni la suspensión de clases ha influido, vemos también como la represión se hace presente donde está un zorrillo (carros lanza gases), un guanaco (carros lanza agua) y millones de Fuerzas Especiales”.

A estos dichos se suman las fuertes críticas realizadas por el presidente de la Federación de Estudiantes de Chile (Fech), Andrés Fielbaum, quien subrayó que no permitirán que el Gobierno «se haga el desentendido» con lo que significa este movimiento de nivel nacional y que quedó plasmado en el discurso presidencial del 21 de mayo donde “se hizo oídos sordos a todas las peticiones que se han hecho de terminar con el lucro y lograr la gratuidad de la educación” a lo que agregó que «nuestra capacidad de ceder tiene un límite».

A pesar de los muchos intentos por partes de los estudiantes de mover las barreras y avanzar, Carabineros logró redireccionar la marcha utilizando carros lanza aguas y vehículos lanza gases, y los dispersó en varios grupos de menor tamaño por distintas partes del sector.

El dirigente de la Coordinadora Nacional Estudiantes Secundarios (Cones), Moisés Paredes, responsabilizó por estos hechos de violencia a la Intendencia Metropolitana, ya que a pesar de que se habían cumplido con todo los plazos para la autorización del recorrido. «Una vez más no respetaron nuestra petición y nos impusieron un trayecto que sólo apela a los intereses políticos del Gobierno”, agregó.

Si bien el recorrido inicial autorizado en horas de esta mañana por la Intendencia era comenzando en Plaza Italia para continuar por el Parque Forestal, siguiendo por Cardenal Caro para terminar Estación Mapocho, los estudiantes exigieron que el trayecto sea para avanzar por la Alameda, hecho que no fue autorizado.

Según la vocera de ACES, Isabel Salgado, se convocó a esta marcha porque durante el discurso del 21 de mayo no hubo anuncios en relación a su petitorio, entre el cual figura “el pase escolar gratuito los 365 días del año, mejoramientos en la infraestructura de los establecimientos y reconstrucción de colegios por el terremoto del 27F.

Telam.com