Las fuerzas leales al Gobierno de Bashar al Assad y los rebeldes sirios se enfrentaron cerca de la sede del Gobierno y de la embajada de Irán, en el barrio de Mazzeh

Según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos con sede en Londres, los combatientes del Ejército Libre Sirio (ELS) atacaron ambos edificios con lanzagranadas RPG y combatieron contra las fuerzas gubernamentales, apuntó en un comunicado.

Los choques se concentran detrás de la embajada de Irán, uno de los principales aliados del régimen de Damasco, según los opositores Comités de Coordinación Local. Desde Damasco, el activista de la red «Sham» Suhaib al Qasem indicó que el ELS no atacó la sede diplomática iraní, sino que los enfrentamientos estallaron «de manera espontánea».

Los guardias de seguridad de la embajada también intervinieron para defender el edificio, que se encuentra cerca de donde explotó esta mañana una bomba junto al hotel de los observadores de Naciones Unidas y a la sede del Estado Mayor, aseguró Al Qasem.

Al menos cinco personas resultaron heridas por la explosión de un artefacto colocado en un camión cisterna de gasoil detrás del hotel «Dama Rose», si bien los observadores alojados en el hotel se encuentran en buen estado. El atentado fue reivindicado por el ELS, cuyo consejero de información Fahd al Masri explicó que el objetivo no eran los observadores, sino un grupo de oficiales leales al régimen.

En los últimos meses, la capital siria ha sido escenario de explosiones de las que el régimen responsabiliza a grupos terroristas, como denomina a los mercenarios opositores.

El Gobierno sirio acusa a Turquía, Qatar y Arabia Saudita de apoyar con recursos financieros y armamentísticosa los grupos armados que combaten contra las tropas de Bashar al Assad en Damasco y Aleppo. La cancillería, de hecho, mandó dos cartas al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, para denunciar el «comportamiento criminal» de esos tres países

Tanto la Cruz Roja como Naciones Unidas han denunciado que hay una guerra civil en Siria. La ONU reconoce que ha recibido informaciones creíbles» de que el Ejército Libre Sirio (ELS) y otros grupos de la oposición también han usado niños en sus operaciones pese a su compromiso de no usar a menores de 17 años. La organizacion multinacional también ha denunciado que existen»noticias sobre milicianos de la oposición que torturan o ejecutan a prisioneros», en palabras de la alta comisionada de Derechos Humanos de ese organismo, Navy Pillay.

Imagen: AFP
Infobae

Deja una respuesta