La Justicia francesa comenzó a investigar a Abdelkader Merah, hermano mayor del asesino confeso de Toulouse Mohamed Merah, por su presunto papel de cómplice en el asesinato de siete personas y por conspiración para llevar a cabo acciones terroristas».

La policía tiene «datos serios y coincidentes» que mostrarían que probablemente fue cómplice y formó parte de un «proyecto terrorista», indicó un comunicado de la Fiscalía de París, informó la agencia de noticias DPA.

Su abogada Anne-Sophie Laguens dijo a la prensa que Abdelkader no está «para nada orgulloso» de las acciones de su hermano, tal como indicaron medios locales en base a información de investigadores.

«Mi cliente condena en fuertes términos» las acciones de su hermano y «espera no convertirse en chivo expiatorio» de sus acciones», señaló.

La mujer de Abdelkader, quien fue detenida junto a él y también llevada a París, fue liberada sin cargos en la mañana de ayer, según indicó su abogado Guy Debuisson. La madre de los Merah también fue liberada en Toulouse el viernes sin cargos.

El diario Le Parisien informó que una de las pruebas en contra de Abdelkader es que su teléfono celular fue encontrado cerca de la escuela judía en la que Mohamed mató a tres niños y un rabino.

Los dos hermanos, de 23 y 29 años, se reunieron la noche anterior del ataque contra la escuela y cenaron juntos.

Además, Abdelkader admitió haber estado presente cuando Merah robó la motocicleta que luego utilizó para cometer los ataques.

En tanto, el dominical Le Journal du Dimanche señala que Merah lamentó no haber podido matar a más niños.

El francés de origen argelino acabó la semana pasada con la vida de siete personas, entre ellos tres niños de un colegio judío.
Además, dijo que quiso «ver a sus víctimas» y por eso no cometió un atentado suicida, añade la publicación.

Según el rotativo, el ataque en la escuela fue una segunda opción, pues las primeras tres víctimas de Merah habían sido soldados y planeaba seguir matando a uniformados.

Además, Merah -quien fue abatido por las fuerzas de seguridad el pasado jueves luego de estar atrincherado en un departamento por más de 30 horas- dijo que tenía videos de sus actos para colgarlos en Internet y dárselos a sus «hermanos» musulmanes.

Merah había declarado su vinculación a la red fundamentalista islámica Al Qaeda, recibió entrenamiento militar en Pakistán y, según dijo, su profesor quería que atentara en París. No obstante, según Le Journal du Dimanche, la policía ve con escepticismo estas declaraciones y tilda a Merah de narcisista y ególatra.

Unas 5.000 personas participaron ayer de una marcha silenciosa en París «contra el racismo, el antisemitismo y el terrorismo», informó radio France Info.

Muchos de los manifestantes marcharon bajo una gran bandera de Francia. Hombres, mujeres y niños portaban pancartas con la leyenda «coexiste» en diversos símbolos religiosos. En otra se leía: «Francés, musulmán, republicano».

En Toulouse, unas 6.000 personas participaron en una marcha organizada por grupos judíos y musulmanes en el vecindario de la escuela donde Merah perpetró el ataque. En Estrasburgo, unas 300 personas se congregaron frente a una sinagoga para mostrar solidaridad con las familias de las víctimas.

Sin embargo, como contradiciendo el espíritu de no discriminación de las movilizaciones, el presidente Nicolas Sarkozy dijo hoy que el influyente clérigo egipcio Yusuf Al Qaradawi «no es bienvenido» en Francia.

Al Qaradawi, un conocido clérigo sunita ligado a la Hermandad Musulmana, fue invitado a un encuentro de la Unión de Organizaciones Islámicas Francesas.

Télam

Deja una respuesta