Los fiscales porteños Verónica Guagnino y y Martín Lapadú presentaron una denuncia penal contra la Policía Federal por «desobediencia, retardo en sus funciones y encubrimiento», al entender que la fuerza «podría haber evitado y actuado de oficio» frente a le los ex soldados continentales que acampan frente a la Casa Rosada y que el martes comenzaron a construir un refugio de cemento y ladrillos en plena Plaza de Mayo.

El lugar en el que se levantó la construcción forma parte del espacio público de la Ciudad de Buenos Aires aunque también es en su conjunto Monumento Histórico Nacional, cuya custodia está asignada a la Policía Federal. Por eso, la Justicia porteña actuó de oficio y le ordenó que impida la construcción bajo el cargo de «delito por daño agravado y usurpación», pero la fuerza no intervino al entender que le correspondía a la Policía Metropolitana.

«De la lectura de las constancias de la causa de referencia y las imágenes de los medios de prensa vistas a lo largo de la jornada del 7 de octubre de 2015, permiten suponer que los hechos habrían llegado a conocimiento del personal policial aún antes de que la Dra. Barcia (fiscal a cargo del caso) se comunicara con la seccional 2da. de la Policía Federal Argentina, de donde sus autoridades y todos aquellos integrantes de la fuerza que el día 7 de octubre de 2015 hubieran estado apostados en las inmediaciones del lugar donde se producían los hechos, habrían omitido llevar a cabo de forma diligente, oportuna y eficaz el cometido que la ley les impone de actuar por iniciativa propia frente a la comisión flagrante de un delito de acción pública, sin ejecutar las leyes cuyo cumplimiento les incumbía de forma directa», señala la denuncia a la que tuvo acceso Infobae.

Además, agrega que «deberán investigarse las razones por las cuales se omitió dar cumplimiento en tiempo y forma a las órdenes impartidas por la Dra. Claudia Barcia, las que fueron dilatadas sine die, ya que no se habrían preservado adecuadamente los rastros ni las pruebas de los hechos ilícitos flagrantes, ni se identificaron a las personas responsables, ni se obtuvieron imágenes útiles, ni se impidió que los hechos fueran llevados a consecuencias ulteriores (al menos entre las 10 y las 18 y frente al personal policial se habría continuado destrozando el lugar, construyendo la pared)».

Los ex soldados continentales reclaman frente a la Casa Rosada desde 2008 ser reconocidos como ex combatientes de la Guerra de Malvinas levantaron las bases de un refugio, que demolieron por la noche al asegurar que se habían abierto negociaciones con el Ministerio de Defensa.

Fuente: Infobae