La fiscal en lo criminal Cristina Caamaño pidió hoy que el secretario general de la Unión Ferroviaria (UF), José Pedraza, sea interrogado como imputado en la causa por el asesinato del joven militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra.

En su solicitud, que deberá ser resuelta por la jueza de instrucción Wilma López, a cargo del sumario penal por el crimen del militante, la fiscal también pidió la indagatoria del sindicado «segundo» de Pedraza, Juan Carlos «Gallego» Fernández.

La novedad se supo después de que la Justicia procesara ayer con prisión preventiva a los siete detenidos por el asesinato. Les imputó el delito de homicidio calificado y coacción, lo que los expone a una pena máxima de prisión perpetua. La magistrada Wilma López mencionó en su fallo que uno de los procesados, Pablo Díaz, integra la jerarquía de la Unión Ferroviaria.

La jueza de instrucción firmó la resolución ayer. Minutos antes había allanado la sede central de la Policía Federal, en Moreno 1550, donde se llevó del Comando Radioeléctrico las conversaciones que mantuvieron los patrulleros una hora después del crimen. Hasta ahora la fuerza sólo le había entregado 13 minutos de conversaciones. Las grabaciones que la magistrada tenía son especialmente reveladoras: en una de ellas se instruye a los policías a permanecer «expectantes», sin intervenir, para evitar ser atacados por los grupos enfrentados.

La magistrada, además, embargó los bienes de cada uno de los presos hasta la suma de 500.000 pesos, al encontrarlos responsables de la muerte de Ferreyra y de las heridas que sufrieron Magalí Elsa Rodríguez Sosa, Nelson Aguirre y Ariel Pintos.

El crimen se produjo el 20 de octubre pasado, durante una pelea entre un centenar de trabajadores de la Unión Ferroviaria, apoyados por barrabravas que pretendían impedir que obreros tercerizados y un centenar de militantes izquierda bloquearan las vías de la línea Roca.

Los procesados con prisión preventiva son el barrabrava del Club Defensa y Justicia Cristian Favale; los ferroviarios Gabriel Sánchez, Juan Caros Pérez, Jorge Daniel González, Francisco Pipito, Guillermo Uño, y Pablo Díaz, delegado del gremio y máxima autoridad entre los detenidos hasta ahora.

Quince testigos relataron que los disparos vinieron del bando de la Unión Ferroviaria y la jueza entendió que hubo dos tiradores: Cristian Favale, que disparó con el cuerpo inclinado o con una rodilla en tierra, como declaró uno de los testigos, y Gabriel Sánchez. De hecho, un testigo menciona que Sánchez sacó un arma del torpedo de su auto y la colocó bajo el asiento cuando se dirigían a la manifestación.

Fuente: La Nación

Por Leo

Deja una respuesta