EE.UU.

El Comité de Política Monetaria de la entidad mantuvo los niveles cercanos a cero, pero no descartó una eventual suba a fin de año.

El Comité de Política Monetaria de la Reserva Federal mantuvo sin cambios las tasas de interés en EE.UU, a niveles cercanos a cero, como esperaban los mercados, aunque dejó la puerta abierta para una eventual suba en diciembre.

La Fed señaló que la actividad económica estadounidense sigue creciendo a un ritmo moderado y reconoció que se ralentizó la creación de nuevos puestos de trabajo, aunque destacó el «sólido» crecimiento del consumo y de las inversiones de las empresas.

A diferencia del comunicado que emitió tras su reunión de septiembre, la Fed no hizo referencia a que la situación económica y financiera mundial podía frenar la actividad económica en EE.UU.

En el comunicado anterior, la Fed se mostró preocupada por el enlentecimiento de la economía china y las turbulencias en los mercados financieros.

En aquel momento, la Fed decidió mantener el statu quo monetario, cuando las tasas están próximas a cero desde la crisis financiera de fines de 2008 para sostener la recuperación después de la crisis financiera.

Salvo por la falta de referencia al contexto internacional y la observación de las cifras decepcionantes de creación de empleos en septiembre, el comunicado del Comité monetario (FOMC) es muy similar al anterior. Igualmente deja la puerta abierta a una eventual suba de tasas a partir de la próxima y última reunión del año, en diciembre.

«Con el fin de determinar si será apropiado aumentar el nivel de tasas de interés durante su próxima reunión, el comité examinará los progresos realizados y esperados para cumplir con sus objetivos de empleo máximo y de 2% de inflación», según el comunicado. «Finalmente la FED ordenó su comunicación y volvió a poner sobre la mesa la posibilidad de una alza en diciembre», comentó Joel Naroff, economista independiente.

Los miembros del comité monetario estaban divididos estas últimas semanas sobre la necesidad de aumentar las tasas a corto plazo «antes de fin de año» debido a la debilidad de la inflación y la morosidad de la economía mundial.

Fuente: iEco