Por el retraso cambiario, la suba de costos y la alta presión fiscal, los envíos se redujeron a un 30% de lo que eran.

Una economía regional clave para Corrientes y Entre Ríos, la producción de arroz, no necesitará esperar a las elecciones para “volver a los años 90”. Este mismo año sus exportaciones han caído a los niveles que tenían hace 25 años. Hasta setiembre, según datos oficiales, se embarcaron 188 mil toneladas, casi 60% menos que las 446 mil toneladas registradas en los primeros siete meses de 2014.

Esta situación es gravísima para el medio millar de productores que se dedican al cultivo en el Litoral y que abastecen a una industria que genera unos 20 mil puestos de trabajo directos. Debido al retraso cambiario, una inflación que eleva los costos productivos y una intensa presión fiscal, entre otros problemas comunes a las economías regionales, las exportaciones del cereal son apenas 30% de lo normal.

Eso genera un sobre-stock de arroz en el mercado doméstico, que habitualmente absorbe solo 35% de la producción. En consecuencia se deprimen los precios pagados al productor y bajan las perspectivas de siembra. Según la Bolsa de Entre Ríos, el área sembrada caerá 11% para el nuevo ciclo.

Frente al desplome exportador, el presidente de la Cámara Industriales Arroceras de Entre Ríos (CIAER), Federico Gadea, advirtió que también el sector elaborador padece un achicamiento severo. A junio se habían industrializado 281.000 toneladas (base cascara), un 47% menos que el año pasado. El mayor riesgo es que un elevado stock quede sin vender en 2015.

Hasta ahora, la Argentina exportó unas 60 mil toneladas a Irak, su mejor cliente, y otras 90 mil toneladas repartidas entre Brasil, Chile y Cuba. Su falta de competitividad es tan evidente que viene perdiendo terreno en el mercado brasileño a manos de Paraguay. Según el sitio especializado Ruta del Arroz, históricamente el 35% del arroz que importaba Brasil era de origen argentino. Ahora solo el 15%.

Mientras esperan correcciones de fondo, el sector exige que el gobierno active una serie de medidas urgentes. Un salvavidas, aseguran los productores, es que se activen las ventas de 90.000 toneladas de arroz con cáscara acordadas oficialmente entre Argentina y Venezuela. Esta vía de negocios está detenida sin explicación desde 2014

Fuente: iEco