El juez está acusado de favorecer a un grupo de empresarios textiles que utilizan una serie de talleres clandestinos. Este viernes se abrió una causa en su contra.

El fiscal federal Ramiro González requirió la apertura de una causa en la que se investigará si desde el juzgado federal de Norberto Oyarbide se benefició a empresarios que podrían estar implicados en la trata de persona para explotación laboral en talleres textiles clandestinos. Una escucha es la clave de la nueva investigación abierta.

El requerimiento fiscal fue formulado luego de que el Tribunal Oral Federal 5 detectó una escucha telefónica en la que dos personas, vinculada a empresas que contrataban los talleres clandestinos, hablaban de un supuesto arreglo en el juzgado. Entonces se denunció el hecho para que se abra una causa penal.

«Tenemos novedades, en el juzgado nos dieron certeza que ustedes no van a estar más ni escuchados. Nos dijeron que nos quedemos tranquilos que no pasa nada», dice una de las escuchas de una conversación que se realizó el 12 de junio de 2012 entre un abogado de nombre Alejandro, y otra persona, Emilio, vinculado a las empresas. La referencia era hacia el juzgado federal a cargo de Oyarbide.

A partir de la denuncia del tribunal, el fiscal González requirió formalmente el inicio de una investigación que quedó a cargo del juez Marcelo Martínez de Giorgi.

El fiscal pidió al juez todos los antecedentes de la causa y a la Cámara Federal que informe a quién estaba asignada particularmente esa investigación en el juzgado de Oyarbide.

En tanto, en otro expediente paralelo, el fiscal pidió investigar a gran cantidad de empresas que se habrían beneficiado con la explotación laboral. Se detectó en la causa que los talleres trabajaban para marcas de ropa conocidas como «Motor Oil», «Siamo Fuori», «Sandler Premiun Jean», «Kosiuko», «Cheta» y «Pop».

Según la denuncia, los empresarios nunca fueron investigados ya que solo llegaron a juicio los responsables de los talleres clandestinos.

El Tribunal Oral 5 condenó a mediados de septiembre a 12 personas a penas de entre cinco y tres años de prisión por explotación laboral en talleres clandestinos en los que se confeccionaba de ropa en condiciones infrahumanas.

La escucha: Emilio- «¿Alejandro hay alguna novedad?»

Alejandro- «Tenemos novedades, en el juzgado nos dieron certeza que ustedes no van a estar más ni escuchados, ni nada, que van a tomar para otro lado y nos pidieron tiempo con el tema de la ropa, cuanto tiempo no establecieron, pero nos dijeron que nos quedemos tranquilos que no pasa nada, yo voy a ver si veo a las muchachos al estudio aunque esto paso el día viernes, después que usted me mando las cosas o el jueves no me acuerdo, quiero ver si hoy martes tenemos alguna precisión más y si levantaron el secreto de sumario».

Emilio-«¿Por qué todavía no lo han levantado?»

Alejandro-«No el viernes no estaba levantado».

Oyarbide ya fue denunciado por irregularidades en el trámite de una causa en la que se reveló que policías le habrían pedido, en nombre del juez, 300 mil dólares al dueño de una financiera para no hacer un allanamiento ordenado por el magistrado en una causa por lavado de dinero.

Fuente: www.minutouno.com