María Rachid, legisladora del Frente para la Victoria, decidió votar a contramano del resto de su bloque en la última sesión ordinaria. No es la primera vez que lo hace y ya se levantan sospechas de su permanencia. A raíz del proyecto para reubicar el periodo de manifestaciones al final de las sesiones presentado por la legisladora Gabriela Cerruti, del bloque aliado al kirchnerismo, Nuevo Encuentro, María Rachid volvió a demostrar que no teme ponerse en contra a sus compañeros si eso significa no claudicar en convicciones personales. A pesar del consenso alcanzado entre el PRO y el Frente para la Victoria respecto a este asunto, la legisladora K sostuvo su voto negativo por considerar la medida “antidemocrática”.

“Lo que propone este proyecto es poner el periodo de manifestaciones en un segmento donde generalmente no hay quórum, por lo que se termina de cercenar el poco diálogo que hay en la Legislatura. Es una medida sumamente antidemocrática”, denunció Rachid, con una postura diametralmente opuesta a sus compañeros de bancada, a quienes incluso obligó a dar la cara al pedir una votación nominal “para que los ciudadanos sepan quiénes están cercenando la palabra”.

Los cuestionamientos hacia el resto de los diputados del Frente para la Victoria no se detuvieron allí. “La verdad no entiendo por qué mis compañeros han decidido votar a favor de este proyecto”, admitió a Ciudad1 la legisladora, y subrayó la ausencia de explicaciones que se produjeron en el seno del bloque: “algunos compañeros dicen que lo querían otros compañeros, y estos que era deseo de los primeros. Esto no se discutió en ninguna reunión de bloque, no se habló en ningún momento entre todos los integrantes”.

No es la primera vez que Rachid se atreve a desafiar los mandatos del bloque comandado por Juan Cabandié. En julio de 2012 se opuso a aprobar el proyecto presupuestario presentado por el macrismo, aún cuando el resto del kirchnerismo sufragó positivamente. Esto enfureció a su compañero de banca Francisco “Tito” Nenna, quien en dicha oportunidad le recriminó “los acuerdos se respetan”. En esta última sesión, volvió a reprochar su actitud.

Otro vértice de discordia surge a raíz de la polémica Diputada kirchnerista María José Lubertino, quien enfrenta denuncias por maltrato laboral y discriminación. Según allegados al Frente para la Victoria, el jefe de bloque, Juan Cabandié, está cansado de los desplantes de la ex titular del INADI, pero es la propia Rachid quien se opone a separarla del espacio kirchnerista.

A pesar de este cúmulo de tensiones y desencuentros con sus compañeros, Rachid negó tener intenciones de abandonar el bloque: “sigo siendo del Frente para la Victoria y apoyo este proyecto nacional y popular”. Sin embargo, advirtió que “no me voy a callar, no lo hice nunca en mi vida como militante y no lo voy a empezar a hacer ahora”.

Fuente: Ciudad1