“La dificultad para llegar a fin de mes pesó en el voto de los bonaerenses”, evaluó Vidal

La gobernadora bonaerense hizo una autocrítica de los errores de su gestión.

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, atraviesa los últimos días de la campaña electoral. Su plazo para revertir el porcentaje que obtuvo en las Primarias vence el 27 de octubre. Pese a que fue abatida por el candidato del Frente de Todos, Axel Kicillof, la mandataria bonaerense aseguró: “El resultado de las PASO no me golpeó”. La dirigente también se refirió a las críticas que recibió por la deuda que dejará su gestión y argumentó, una vez más, que ese dinero se ve reflejado en las obras.

La referente de Juntos por el Cambio fue entrevistada esta mañana por Eduardo Feinmann para su ciclo en Radio La Red. En su diálogo con el periodista, Vidal afirmó no haberse sentido golpeada por la derrota que sufrió el 11 de agosto. “Hay que entender el mensaje, estamos sometidos todos los días a examen y tenemos que responder”, sostuvo. Esta postura de la mandataria se encuentra en sintonía con el mensaje de “escucha activa” que el oficialismo busca transmitir desde que fue aplastado en los comicios pasados.

La gobernadora de Buenos Aires hizo una lectura del comportamiento del electorado en las PASO. “La dificultad para llegar a fin de mes pesó en el voto de los bonaerenses”, aseguró. “El voto nos dijo que la inflación pegaba mucho en alimentos y tomamos medidas para responder a eso”, añadió. Cabe recordar que tanto la Provincia como la Nación lanzaron paquetes de políticas económicas para intentar mitigar los efectos de la devaluación. Una de las iniciativas impulsadas fue la quita del IVA en productos de la canasta básica, que fue cuestionada esta mañana por Margarita Barrientos.

A pesar de que “muchos dicen que es imposible dar vuelta la elección en Provincia”, la dirigente tiene otra visión del desafío que significa derrotar a Kicillof. “A mí me gustan las peleas difíciles. Siempre la corrí de atrás y nunca fui favorita”, remarcó. Muestra de esto último fue su recuerdo de que cuando Mauricio Macri le ofreció ir por la gobernación bonaerense, “muchos creyeron que era imposible”. “Nunca especulé en política”, aclaró.

Por otra parte, sostuvo que “hablaría mal de nosotros que Juntos por el Cambio no continuara porque no se cumple el objetivo de un cargo. Mi objetivo con la política, con el servicio, va más allá de una elección. Mi compromiso va a seguir estando”. “Si no es como gobernadora, voy a encontrar un lugar y una manera de seguir cerca de la gente, de los curas villeros, de las mujeres que trabajan en los barrios”, manifestó.

En esta lucha por resultar vencedora en las elecciones del 27 de octubre, reflexionar sobre los propios errores es necesario. En este sentido, Vidal aseguró tener muchas autocríticas, como “haber puesto mucho foco en proteger a los bonaerenses de las mafias y no haber generado más y mejores salarios”, indicó. La gobernadora de Buenos Aires también confesó arrepentirse “de que el conflicto docente nos alejara en el vínculo con los maestros”.

Su camino por obtener la reelección no solo debe transitar de modo introspectivo, pues también requiere hacerles frentes a las críticas externas. Uno de los flancos por donde su gestión ha sido más atacada fue el endeudamiento provincial en sus cuatro años gobernando. “La deuda no debe sorprender a nadie”, sostuvo, pues el dinero de la misma “está puesto en obras y fue utilizado por intendentes”. La dirigente se diferenció de los gobiernos peronistas que la precedieron, ya que sostuvo que “así como ocultaron los datos de pobreza también ocultaron las deudas”.

Fuente: www.elintransigente.com