Creció en 18.000 millones entre enero y setiembre. Si se cuenta la deuda en default, el total es de US$ 251.000 millones.

A modo de despedida, el Ministerio de Economía informó que entre enero y septiembre de este año la deuda pública total aumentó en U$S 18.211 millones. Pasó de U$S 221.748 millones a U$S 239.959 millones.

Esa deuda no incluye los bonos en manos de los fondos buitres y otros hold-outs y que Economía calcula en U$S 11.549 millones, lo que eleva la deuda total a U$S 251.508 millones.

La información oficial precisa que en 2001 la deuda pública era de U$S 144.500 millones. De aquí se desprende que en estos 14 años el endeudamiento creció en más de U$S 100.000 millones.
En relación a la deuda tras el canje de 2005 ( u$S 126.500 millones), el endeudamiento público casi se duplicó.

A su vez, también tras el canje, la «deuda en moneda extranjera» pasó del 235,6% de las reservas brutas al 464,4%, sin considerar la de los hola-outs.

En ese proceso hubo un cambio de acreedores. «A fines del tercer trimestre de 2015, la mayor parte de la deuda del Estado Nacional corresponde a deuda intra sector público, que explica el 61% del total de la Deuda Pública Nacional. Los mayores acreedores son el Banco Central de la República Argentina (BCRA), el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSES y el Banco de la Nación Argentina (BNA)». En base a estos números, el Gobierno saliente considera que la Argentina «se desendeudó» porque no considera la deuda con esos organismos públicos.

Fuente: iEco