La Cámara de Apelaciones de Nueva York aceptó el pedido del Gobierno argentino para que deje en suspenso el pago por u$s 1.300 millones a los fondos buitres antes del 15 de diciembre, que había ordenado el juez Thomas Griesa. Con esta decisión Argentina se aleja del riesgo de un default técnico.

La Cámara de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York suspendió hoy la orden del juez Thomas Griesa que obligaba a la Argentina a pagarle al contado más de1.300 millones de dólares al fondo buitre Elliott que dirige el millonario Paul Singer.

La Cámara alejó así a la Argentina del riesgo inminente de caer en un default técnico, ya que Griesa había dispuesto que antes del 15 de diciembre debía depositar los más de 1.300 millones de dóalres. En esa fecha también debe afrontar el país un vencimiento de bonistas que si entraron en el canje, por más de 3.000 millones de dólares.

Como la Argentina se negaba a pagar la suma que dispuso Griesa a los buitres, el riesgo era que parte de los fondos destinados a pagar el vencimiento del 15 de diciembre fueran embargados por los buitres y entoneces el país caería en el segundo default de la deuda externa en lo que va del siglo XXI.

La Cámara que había confirmado semanas atrás un fallo de Griesa que indicaba que los fondos buitres tenían derecho a cobrar y que en esa resolución ordenó al magistrado que fije el monto y la forma de ese pago; esta vez falló contra los fondos buitres, acaso conciente que un nuevo default d ela Argentina podría complicar una economía global que no termina de recuperarse de la crisis de las subprime.

De hecho, la propia Reserva Federal había advertido a Griesa sobre los riesgos de mandar a la Argentina al default -al igual que los bancos que tienen títulos de los bonistas que entraron a los canjes del 2005 y 2010-, pero estas advertencias fueron desoídas por Griesa que falló d ela manera mas dura posible contra la Argentina, en una decisión que fue cuestionada por lo desmesurada hasta por los voceros mas reconocidos del establishment financiero global, como es el diario inglés Financial Times.

En su decisión de hoy, la Cámara de Apelaciones de Nueva York resolvió que la suspensión del fallo de Griesa rige hasta tanto se resuelva la cuestión de fondo en el juicio entre Argentina y el fondo Elliott -en rigor la sfirmas que aparecen en la demanda son NML Capital, Aurelius Capital, ACP Master y Blue Angel Capital, entre otras- y estableció el 27 de febrero como plazo para que las partes presente sus propuestas.

El tribunal con la firma de los jueces Rosemary Pooler, Barrington Parker y Reena Raggi, además fijó el 28 de diciembre como plazo para presentar la apelación, el 25 de enero, la oposición de la defensa, el 1 de febrero la respuesta y el 27 de ese mismo mes, la audiencia para que ambas partes presenten sus argumentos.

Así, hizo lugar al pedido de «stay» hecho por el ministro de Economía Hernán Lorenzino.

Esta decisión ofrece al gobierno un margen de tiempo para negociar con los fondos buitres, posibilidad que crece minuto a minuto. Ayer el propio Lorenzino dijo que se podía reabrir el canje -hoy prohibido por la ley cerrojo- para acordar algún tipo d epago a los fondos buitres y hoy supeditó esa posibilidad al fallod e la Cámara que se acaba de producir.

En la misma línea hoy el Congreso se aprestaba a votar un pedido de declaración para que
un eventual pago a los fondos buitres no sea más ventajoso que el que recibieron los bonistas que entraron en el último canje del 2010.

En el Congreso se mencionaba además la posibilidad de una convocatoria por parte de la presidenta Cristina Kirchner a sesionesextraordinarias, para derogar la denominada ley cerrojo que impide reabrir el canje de deuda.

La propia Cristina ratificó hoy al exponer en la reunión de la Unión Industrial Argentina (UIA) junto a su par de Brasil, Dilma Rouseff, la voluntad de pago de la Argentina, en un mensaje que -como el de ayer de LOrenzino- acaso buscó enviar señales a la Cámara para que le diera tiempo al país de acordar con los fondos buitres.

«Hemos venido pagando puntualmente desde 2005 sin acceder al mercado de capitales, con recursos propios, y lo vamos a seguir haciendo porque vamos hacer honor a nuestros compromiso como corresponde a un país que ha recuperado su autoestima», afirmó la Presidenta.

En rigor, luego del fallo de Griesa el Gobierno modificó su discurso inicial en el que sostuvo que de ninguna manera pagaría a los buitres. Esas pasadas declaraciones de Cristina y Lorenzino fueron en gran medida las que detonaron la furia de Griesa que pidió que por escrito los abogados del país le dijeran si esas palabras eran la posición oficial de la Argentina en el juicio que a él le tocó sustanciar.

Esto había provocado la impotencia d elos abogados de Argentina que acaso hayan influido en el cambio de discurso de la Presidenta y su ministro de Economía, que por lo que se ve ha sido bien recibido por la Cámara de Apelaciones de Nueva York.

Fuente: La Politica Online